Blog


Seguimos con nuestra serie de artículos Todo lo que siempre has querido saber sobre el control de plagas basados en las preguntas frecuentes de nuestros clientes. Nuestra empresa de control de plagas está ubicada en Barcelona ciudad y la mayoría de nuestros clientes también residen en Barcelona. Sin embargo, recibimos cada día llamadas y mensajes de personas que viven en las afueras de Barcelona y quieren contratar nuestros servicios de fumigación. Estos clientes nos suelen hacer dos preguntas: “¿Hacen fumigaciones fuera de Barcelona? ¿Tendré que pagar gastos de desplazamiento?” Siempre es mejor dar una respuesta individual y personalizada a este tipo de preguntas, pero vamos a tratar de dar una idea general del funcionamiento de nuestra empresa en el caso de pisos, casas o locales comerciales ubicados fuera de Barcelona.

Nuestra empresa de control de plagas realiza cada día fumigaciones en Barcelona y fuera de Barcelona. Tenemos muchos clientes en las afueras directas, en particular en Santa Coloma de Gramenet, Badalona, L’Hospitalet de Llobregat, Cornellà de Llobregat y Esplugues de Llobregat. Cuando un cliente nos llama para solicitar una fumigación de cucarachas en estos municipios, no cobramos ningún gasto de desplazamiento. En efecto, son zonas que forman parte de lo que llamamos la “gran corona” de Barcelona: nuestros técnicos tardan el mismo tiempo para ir a hacer una fumigación en L’Hospitalet de Llobregat o Santa Coloma de Gramenet, que para ir a la zona de Vall d’Hebron o de Les Corts en Barcelona Ciudad. La división administrativa no es lo que tenemos en cuenta: nos fijamos en el tiempo de desplazamiento y en el kilometraje. En resumen, si usted vive en una zona dónde llega el metro o el tranvía desde Barcelona, no cobramos gastos de desplazamiento.

La situación es diferente cuando un cliente nos llama de una zona más alejada de Barcelona, por ejemplo de Castelldefels o Mollet del Vallès. Siempre explicamos a nuestros clientes que el presupuesto que damos es un tratamiento cerrado con una garantía: vamos todas las veces que hagan falta hasta que se solucione el problema de cucarachas, sin coste adicional. Sin embargo, este presupuesto no incluye los gastos de desplazamiento aplicados para cubrir el coste de la gasolina, de los peajes y del tiempo adicional que nuestro técnico llevará en la carretera. Calculamos el importe de estos gastos de desplazamiento y se lo comunicamos al cliente al mismo tiempo que el presupuesto de la fumigación de cucarachas. Así, nuestro cliente sabe de antemano lo que se tiene que pagar para cada visita: no hay malas sorpresas después de contratar el servicio de control de plagas con nosotros.

Finalmente, también recibimos llamadas de personas que viven en Girona, Tarragona o Lleida y necesitan un tratamiento de control de plagas para su vivienda, su local comercial, su bar o su restaurante. En este caso, preferimos ofrecer a los clientes una solución alternativa, derivándole hacía otra empresa de fumigación con una sede ubicada más cerca de su ciudad. En efecto, los gastos de desplazamientos que tendríamos que cobrar para mandar un técnico serían demasiado altos para ofrecer un presupuesto ajustado. Nos parece mejor ser honestos con el cliente, porque el seguimiento es esencial en nuestros tratamientos de control de plagas, en particular cuando se trata de una fumigación de cucarachas o una fumigación de chinches. Preferimos que nuestro interlocutor se quede con la mejor solución posible, porque tenemos una política de satisfacción a largo plazo: como ofrecemos una garantía a todos nuestros clientes, queremos asegurarnos que las condiciones estén reunidas para ofrecer el mejor servicio de control de plagas.

Como lo habrán entendido, no hay una respuesta única, sino que la respuesta varía en función de la distancia, de la garantía que ofrecemos y de las necesidades de nuestro cliente potencial. Sin embargo, podemos resumir la situación de la siguiente manera:
1) Hacemos cada día fumigaciones de cucarachas y fumigaciones de chinches de la cama en las afueras de Barcelona, y en particular hacemos tratamientos de fumigación en L’Hospitalet, Cornellà, Esplugues, Santa Coloma y Badalona: estas localidades forman parte de nuestra área de actuación cotidiana y por lo tanto no cobramos ningún tipo de gastos de desplazamiento.
2) Cuando se trata de una localidad más alejada, pero que la distancia nos permite mandar a un técnico en un plazo relativamente corto, cobramos gastos de desplazamientos que se calculan en función del kilometraje y de los peajes. El cliente sabe desde el primer momento el importe de este suplemento, que se paga directamente al técnico después de cada actuación de control de plagas.
3) Finalmente, cuando consideramos que se trata de una localidad demasiado alejada, preferimos orientar el cliente hacía una empresa de fumigación ubicada en su zona que pueda ofrecerle un presupuesto ajustado y un mejor seguimiento del tratamiento de control de plagas.

Esperamos que esta información sea útil para nuestros clientes de fuera de Barcelona. Si tienes una pregunta más específica o quieres comentarnos tu caso particular, ¡estamos a tu disposición!


Este verano, hemos podido notar un aumento importante de las fumigaciones de chinches de la cama en Barcelona. Si antes era un problema más puntual, que se presentaba sobre todo después de los viajes en verano, hoy en día tratamos esta plaga todo el año, con un incremento considerable entre los meses de junio y septiembre. Varios factores explican esta invasión de las chinches de la cama en los pisos de Barcelona. En primer lugar, hay que saber que la plaga de chinches de la cama es una plaga que siempre viene desde fuera, o sea, la traemos a casa después de un viaje, o alguien (un familiar, un amigo…) nos la trae a casa en su ropa o maleta.

Vamos a dar el caso de un cliente nuestro: en julio viajó a Madrid con su esposa, y resulta que el hotel dónde se alojaron estaba afectado por una plaga de chinches. Regresó a casa con la plaga en las maletas sin saberlo. Al principio, él y su esposa no notaron nada, pero al cabo de unos días empezaron a sentir picadas durante la noche, hasta el punto que casi no podían dormir. Cuando el cliente nos llamó a finales de agosto para solicitar una fumigación de chinches, la plaga ya estaba instalada en todo el piso. El cliente no se lo podía creer porque se quedaron en un hotel de tres estrellas que parecía muy limpios, pero hay que saber que la plaga de chinches puede afectar tanto los hostales como los hoteles de lujo: ¡las chinches de la cama viajan dónde sea!

Otro factor que ha contribuido al aumento de las plagas de chinches de la cama en Barcelona es la proliferación de webs de pisos turísticos. Estas páginas tienen un éxito tremendo en Barcelona, y muchas personas alquilan su casa, su piso, o parte de su alojamiento a turistas durante el año, y más todavía en verano. Por lo tanto, muchísima gente se aloja en estos pisos “turísticos” durante unos días, y la probabilidad que alguien traiga chinches en la ropa o la maleta es mucho mayor. Es un riesgo doble: la gente puede llegar al piso turístico con la plaga de chinches de la cama, o al revés, la gente puede irse con la plaga en las maletas y traérsela a su casa a la vuelta de las vacaciones. En otros términos, el aumento considerable de los viajes y el alquiler de pisos que no tienen control sanitario ha convertido Barcelona en una de las ciudades más afectadas por las chinches de la cama.

Si todo esto no fuera suficiente, expertos en control de plagas de Nueva York han detectado que las chinches de la cama se vuelven cada vez más resistentes a los tratamientos de fumigación química. Los insectos han desarrollado una piel más gruesa que les permite resistir mejor a los pesticidas, de forma que hay que repetir el tratamiento de fumigación de chinches cada vez más veces para que sea efectivo. Cuando sabemos que una chinche de la cama puede sobrevivir casi un año sin alimentarse (o sea, ¡un año sin chupar sangre de humanos!), esto nos da una buena idea de lo resistente que son estos insectos. Os aconsejamos la lectura de este artículo sobre este preocupante tema de sanidad: Las chinches se vuelven más resistentes que nunca .

Además de ser una de las plagas domésticas más molestas que existen, las chinches de la cama también pueden llegar a infestar lugares públicos. Esto ha ocurrido este verano en el barrio de Lavapiés en Madrid, que sufre graves problemas de insalubridad. Las basuras que se acumulan en esta zona del centro han favorecido la instalación de una plaga de chinches muy agresiva. Al día de hoy, ya hay siete focos de chinches de la cama en este barrio, y varias casas e edificios enteros se encuentran afectados por la plaga. Las autoridades no se han hecho cargo de los tratamientos de control de plagas y reformas estructurales necesarias, de forma de los particulares han tenido que asumir el coste financiero y psicológico de la infestación de chinches de la cama en su vivienda: “El caso es que, mientras unos y otros miran para otro lado, comunidades enteras de vecinos tienen que dejarse los ahorros, el tiempo y la salud en desinfecciones. En la Plaza de Lavapiés, Begoña y sus convecinos tuvieron que desembolsar unos 5000 euros para eliminar todas las chinches del edificio, a lo que hay que sumar otros 2000 euros en fundas especiales para los colchones.” Vale la pena leer este artículo sobre un problema de sanidad que podría perfectamente ocurrir en Barcelona ciudad: Las chinches se comen Lavapiés.

A modo de conclusión, nos gustaría recordar a nuestros lectores que el éxito de un tratamiento de control de plagas, y en concreto la fumigación de chinches, depende mucho del tiempo que la plaga lleve en la vivienda. Obviamente, en cuanto antes se realiza el tratamiento para eliminar la plaga de chinches, mejores y más rápidos son los resultados. Cuando la plaga está instalada desde hace meses y ha invadido todo el piso, a veces hay que tirar todos los muebles y hasta abrir las paredes y techos para fumigarlos… Un proceso más complicado, más lento, más caro. La plaga de chinches de la cama siendo una de las más molestas y resistentes, cada día cuenta en la lucha para eliminar definitivamente las chinches de nuestra vivienda o de nuestro local.


En verano, la cantidad de cucarachas en Barcelona llega a niveles desesperantes para muchos habitantes. Ya nos causa asco ver una cucaracha en la calle, pero cuando está en nuestra cocina o nuestro baño, ¡es una pesadilla! Y a veces no se trata de una sola cucaracha, sino de centenas de cucarachas que se instalan en nuestro hogar en la ciudad condal… Pueden ser pequeñas y de color marrón claro, o grande y de color rojizo, pero en ambos casos, ¡no las queremos en casa! Sin embargo, no es tan fácil desalojarles de la cocina o del baño, que las cucarachas veraniegas utilizan como restaurante y piscina privada. ¡Es que un piso moderno es un hotel cinco estrellas para estos insectos que se alimentan de restos de comida y buscan puntos de agua! Entonces, ¿Qué hacemos? ¿Les regalamos una suite con vistas al mar o tratamos de echarles de una vez de nuestra vivienda? Yo optaría por la segunda opción… Y si tú también, ¡puedes seguir leyendo este artículo!

Ante todo, tienes que saber que los productos en forma de spray que venden en los supermercados o las droguerías de Barcelona no sirven de nada, y cuando decimos de nada, significa que echar agua casi tendría el mismo efecto. No tienen nada que ver con una fumigación profesional, y la razón es sencilla: los fabricantes no tienen derecho a poner componentes con efecto residual en estos productos de uso domestico. Los sprays o aerosoles tienen unos químicos que espantan un rato las cucarachas, pero no permiten eliminarlas de tu casa. Cuando pulverizas spray, haces correr un ratito las cucarachas, que se esconden en otro lugar de tu cocina o baño. Como mucho podrías matar una cucaracha, pero no lograrás eliminar el nido. Además, estos productos en venta libre no tienen efecto a largo plazo: el químico queda en el aire, dañando el medioambiente de paso, pero no permite controlar la plaga de cucarachasde la misma manera que una fumigación profesional.

Ahora que sabes lo que NO funciona, vamos a hacernos una pregunta: ¿cuando sabemos que ha llegado el momento de llamar a una empresa de fumigación en Barcelona? Si ves una cucaracha en tu cocina, tienes dos opciones: gritar y pedir ayuda, o tomar tu zapato y aplastarla. Y luego puedes pensar en qué debes hacer para que el problema no se vuelva a repetir. Puede que esta cucaracha haya entrado por la ventada o los bajantes comunitarios, y que no vuelvas a ver cucarachas nunca más en tu casa. Si el problema se queda aislado, a lo mejor no hace falta realizar un tratamiento de control de plagas: al igual que en verano entran mosquitos> en casa, podemos ver una cucaracha de forma puntual y no siempre hace falta realizar una fumigación . Sin embargo, si ves más de una cucaracha, es probable que la plaga ya esté instalada en casa. A veces la gente piensa que sólo hay una o dos cucarachas, pero cuando van a tomar un vaso de agua en la cocina por la noche, ¡se encuentran con toda la familia paseando por los muebles y paredes! Así que cuando vemos cucarachas en casa, aunque sólo sean algunas, lo aconsejable siempre es realizar una fumigación para controlar el problema lo antes posible y evitar la instalación de una plaga mucho más importante y molesta.

Para terminar, nos gustaría recordar que los tratamientos de control de plagas actuales no siempre requieren la utilización de productos químicos. Por ejemplo, lo que llamamos coloquialmente una fumigación de cucarachas en Barcelona no es una fumigación: el protocolo de actuación consiste en una inspección de la vivienda para determinar los focos de riesgo, la aplicación de un gel de uso profesional y de trampas de feromona. Reservamos la fumigación química para casos excepcionales, cuando la infestación del local o del piso ha llegado a niveles muy poco habituales en Barcelona. Hoy en día, el tratamiento más efectivo para controlar de forma duradera una plaga de cucarachas o evitar la instalación de una futura plaga de cucaracha consiste en aplicar en la vivienda productos de uso profesional que tienen un efecto residual de hasta diez meses. Una fumigación química sólo alcanza las cucarachas que están en la vivienda en el momento del tratamiento, mientras los métodos actuales actúan a largo plazo y permiten destruir el nido.

Para resumirlo, comprar un spray en el supermercado para eliminar las cucarachas es tirar el dinero por la ventada: créenos, ¡tus zapatos son más efectivos que estos productos! Una fumigación química de cucarachas no es la solución para eliminar una plaga de cucarachas, menos en casos excepcionales. Hoy en día, el control integrado de las plagas es la mejor solución, y sólo te lo pueden ofrecer las empresas de control de plagas serias en Barcelona que disponen de una acreditación profesional, como Nocucas Control de Plagas.


Cuando nos llaman para pedir información, muchos clientes nos hacen preguntas sobre la garantía del servicio de fumigación. En efecto, la mayoría de las empresas de Barcelona garantizan sus servicios de control de plagas. Sin embargo, existen diferencias importantes entre las empresas en cuanto a esta garantía. La garantía de la fumigación depende de tres factores: la plaga que hay que tratar, los productos utilizados y la seriedad de la empresa. Vamos a explicar bajo qué condiciones y cuanto tiempo se puede garantizar un servicio de control de plagas.

En primer lugar, hay que establecer una diferencia entre las plagas. Cuando se trata de una plaga de cucarachas, podemos garantizar el servicio durante un año. En efecto, trabajamos con productos de uso profesional que tienen un efecto de larga duración y permiten controlar la plaga durante este tiempo. Cuando se trata de una plaga de chinches, podemos garantizar el servicio durante tres meses. Actualmente, no existe ningún tipo de producto que permita garantizar la fumigación más allá de este plazo. Por suerte, la plaga de chinches suele eliminarse dentro del primer mes y no vuelve a aparecer, a menos que alguien la traiga de vuelta a casa (por ejemplo después de un viaje). En otras palabras, si el cliente vuelve a encontrar chinches en su vivienda o su local después del plazo de tres meses de garantía, se trata de otra plaga de chinches… Y hay que contratar otro servicio de fumigación para eliminar esta nueva plaga.

En segundo lugar, la garantía del servicio también depende de los productos utilizados. Como explicamos anteriormente, trabajamos con productos de uso profesional de los laboratorios Bayer, que nos permiten garantizar los tratamientos de fumigación durante el plazo máximo posible. Por lo tanto, si el cliente vuelve a encontrar insectos en el plazo de garantía, volvemos a fumigar la vivienda o el local sin coste adicional. Esta garantía del servicio es lo que las empresas suelen llamar un “repaso”. Es importante preguntar a la empresa si estos “repasos” están incluidos en el presupuesto inicial. Ciertas empresas ofrecen precios muy bajos, pero luego resulta que los “repasos” no están incluidos, ¡por lo cual el cliente acaba pagando mucho más! En Nocucas, garantizamos nuestro servicio sin coste adicional, porque utilizamos técnicas avanzadas y productos de alta calidad. Si el cliente vuelve a encontrar insectos en el plazo de garantía, un técnico volverá gratuitamente a hacer las aplicaciones que hagan falta.

En tercer lugar, la seriedad de la empresa también influye sobre la garantía del servicio de fumigación. No todas las empresas utilizan los mismos productos o técnicas, y por lo tanto no todas ofrecen las mismas garantías. Una empresa que presiona al cliente para contrate el servicio inmediatamente y no le explica claramente en qué consiste el tratamiento debe alertar: ¿Qué pasará si la plaga vuelve a aparecer? Se hará responsable la empresa? Volverá sin coste adicional o habrá que pagar? Todas estas preguntas se tienen que contestar de forma muy clara desde el primer momento, y las condiciones tienen que aparecer en el informe de control de plagas.

Finalmente, nos gustaría añadir que la garantía del servicio también depende del cliente. Cuando un técnico de Nocucas efectúa el tratamiento de control de plagas por primera vez, da al cliente una serie de recomendaciones que constan por escrito en el informe de actuación. A veces es necesario tapar agujeros o grietas, hacer cambios estructurales en un local, tirar muebles (cuando se trata de una plaga de chinches muy instalada). Es de vital importancia seguir estas instrucciones para que el tratamiento funcione y sea posible eliminar definitivamente la plaga de cucarachas o chinches. La garantía de una buena fumigación también está entre las manos del cliente, ya que depende de él seguir las instrucciones del técnico y llamarnos para solicitar un repaso del servicio si hace falta. En Nocucas, pensamos que la comunicación entre la empresa y el cliente es la garantía de un control de plagas eficaz y duradero.


Hoy nos gustaría reflexionar sobre el uso de la palabra fumigación, que se refiere a una técnica de eliminación de los insectos. Empezamos con un poco de etimología: la palabra fumigación designa el hecho de utilizar productos líquidos o gaseosos volátiles (o sea, bajo la forma de humo) para eliminar una plaga de insectos o parásitos. Estos productos fumigantes o fumígenos se suelen aplicar con una máquina de presión en el local o la vivienda afectada por la plaga. Se trata de lo que llamamos una fumigación química.

Durante muchos años, el único método de control de plagas que se utilizaba era este tipo de fumigación química. Cuando había una plaga de cucarachas o de chinches de la cama, siempre se utilizaba el mismo método: el fumigador utilizaba una máquina de presión para aplicar el producto en la vivienda o el local. Los productos utilizados solían ser muy tóxicos y dañinos para el medio ambiente.

Con el paso de los años, gracias a la investigación científica, se han desarrollado nuevas técnicas de control de plagas más respetuosas del medioambiente y también más eficientes.. Hoy en día, muchas plagas ya no se tratan con una fumigación química y no requieren el uso de productos tóxicos. Por ejemplo, el mejor método para eliminar de forma duradera una plaga de cucarachas consiste en utilizar un gel de uso profesional y trampas de feromona. La plaga de cucarachas está controlada de forma rápida y segura con productos que no tienen ningún tipo de toxicidad.

Entonces, por qué seguimos hablando de fumigación de cucarachas? La respuesta es sencilla: estamos haciendo un mal uso de la palabra fumigación. Cuando una empresa utiliza los productos de última generación, recomendados por la Agencia de la Salud, tenemos que hablar de control integrado de las plagas. Deberíamos reservar el uso de la palabra fumigación para las plagas que requieren el uso de productos químicos volátiles, como es el caso con la plaga de chinches de la cama o de pulgas.

Cuando un cliente nos dice que necesita una fumigación de cucarachas, entendemos perfectamente de lo que se trata, porque es la palabra que se suele utilizar en el lenguaje común. Sin embargo, nos parece importante subrayar el hecho que las técnicas utilizadas ya no consisten en una fumigación química, sino en un tratamiento respetuoso de la salud de nuestros clientes y del medioambiente.



Mucha gente piensa que las cucarachas sólo aparecen en verano y desaparecen automáticamente en inverno. Los clientes nos llaman sorprendidos: “¿Cómo puede ser que haya encontrado pequeñas cucarachas en mi cocina a finales de diciembre? No se supone que esta plaga sólo existe en verano?” Ojalá fuera así! Si viene cierto que a las cucarachas les encanta el calor veraniego, igual que a Rita Barbera “el caloret”, ¡también disfrutan mucho de la calefacción en nuestros pisos a lo largo del invierno! Y no es nada raro hacer una fumigación de cucarachas en diciembre o en enero, porque también hay calor en la ciudad en estos meses.

En efecto, solemos mantener una temperatura que rodea los 20 grados en nuestras viviendas, por lo cual las cucarachas pueden sobrevivir perfectamente a los días más fríos del año. En la cocina, el calor generado por el motor de la nevera y los aparatos eléctricos les proporciona un entorno ideal todo el año, además de tener agua y comida: un verdadero paraíso para las cucarachas! Si estamos calentitos en la sala, con la calefacción encendida o un fuego de chimenea, los insectos encuentran las mismas condiciones climáticas en enero que en agosto…

Además, no suele hacer mucho frío en Barcelona en invierno, por lo cual las plagas de cucarachas no desparecen. Y con los efectos del calentamiento global, este invierno 2016 nos ofrece temperaturas de primavera, ¡que son el aliado perfecto de las cucarachas! Tanto en la calle como en los edificios, los insectos no pasan frío, y por lo tanto, siguen molestándonos a lo largo del invierno.

Ahora no os sorprenderá saber que nunca hemos hecho tantas fumigaciones de cucarachas en Barcelona como este invierno, comparando con los años anteriores. Antes la gente asociaba la aparición de las cucarachas con la llegada del verano, pero hoy en día, no hay tregua: las plagas se han extendido de tal manera por la ciudad de Barcelona que no desaparecen en ningún momento del año.

Muchos barrios de Barcelona se ven afectados por plagas de cucarachas de forma casi permanente, por culpa de las infraestructuras antiguas y de una falta de mantenimiento urbano, consecuencia de los recortes de los últimos años. Por lo tanto, es aconsejable realizar una fumigación para eliminar las cucarachas en cuanto aparecen: en pocas semanas, el problema ya se habrá convertido en una plaga mucho más difícil de controlar, sea en verano o en invierno.



Las vacaciones se han acabado y se acerca la vuelta al cole. ¡Bienvenido septiembre! Después de disfrutar del sol y de la playa en Barcelona o fuera, empieza una nueva temporada de proyectos que nos recuerda los lindos tiempos de la escuela. ¿Quién no se emocionó comprando cuadernos bonitos y la nueva agenda del año?

Así que nos ponemos a ordenar la casa, a deshacer las últimas maletas y ordenar la ropa… Y de repente, vemos algo raro: encontramos unos puntitos negros en las sábanas… Y al lado, hay unos pequeños bichitos rojizos. ¿Se mueven? ¡Se mueven! ¡Socorro! Parece que nos hemos traído de viaje un regalito totalmente inesperado…

Es el momento soñado para utilizar esta frase de películas. Tenemos dos noticias, ¡una buena y una mala! Empezamos con la mala: estos pequeños insectos son chinches de la cama, y los puntitos negros son sus excrementos. Las chinches se encuentran en muchos albergues, hostales y hoteles, y los desafortunados viajeros se los traen a casa en la ropa o en la maleta. Las chinches pueden viajar miles de kilómetros en una mochila o en una maleta, hasta llegar a nuestro hogar e instalarse en nuestro sofá, nuestra cama, nuestro armario, etc. Pero ahora viene la buena noticia: si nos damos cuenta en seguida que tenemos chinches en casa, la plaga no tendrá tiempo para instalarse. Como más rápido actuamos, más rápido se soluciona el problema de plaga.

Cómo saber si nos hemos traído chinches de la cama a casa es muy fácil. En general, la primera señal son las picadas que las chinches dejan en nuestro cuerpo. Estos insectos nocturnos salen cuando estamos durmiendo para alimentarse, o sea picarnos y beber nuestra sangre. Por la mañana, veremos las marcas de las picadas, unos puntos rojos muy característicos que provocan picores muy fuertes y desagradables. Se ven sobre todo en las piernas y los brazos, pero las chinches pueden picar cualquier zona del cuerpo. A veces la gente tiene una reacción alérgica a las picadas y la piel se hincha. Si todavía tenemos una duda, podemos fijarnos en el somier de la cama. Las chinches de la cama suelen esconderse en los rincones durante el día. Tienen la forma de una pequeña lenteja plana, de color marrón rojizo. Si te acercas, ¡verás que se mueven!

¿Y ahora qué? Pues nos toca llamar a una empresa de control de plagas lo antes posible. No hay que perder tiempo: los resultados son mucho más rápidos si actuamos antes que prolifere la plaga de chinches de la cama. A veces la gente espera demasiado tiempo, y cuando nos llama, la plaga está tan instalada que hace falta tirar no tan solo el colchón, sino también la estructura de la cama, y a veces el sofá u otros muebles de la casa. Además las molestias físicas y psicológicas son tan grandes, que es casi imposible convivir con una plaga de chinches en casa. Finalmente, nos gustaría recordar a nuestros lectores, sean o no clientes nuestros, que los productos de fumigación que se venden en los supermercados de forma libre no sirven DE NADA. Insistimos: no desperdicias tu tiempo, tu dinero y tu salud con un producto tóxico que puede llegar a ser peligroso, pero no eliminará nunca la plaga de chinches. Llama a una empresa de control de plagas para pedir asesoramiento y un presupuesto, porque es una plaga complicada que requiere una fumigación profesional.

Si quieres saber más sobre el tema, puedes leer otros artículos en nuestro blog, consultar nuestra página web o llamarnos para explicarnos tu problema. Estaremos encantados de responder a tus dudas y asesorarte para que tu problema se solucione lo antes posible.


La primera pregunta que nos hacen los clientes que tienen chinches en su piso es la siguiente: "¿Pero de dónde han venido?". Tener una vivienda muy limpia, mantener estrictas normas de higiene, y sin embargo, enfrentarse a una plaga tan molesta, parece muy injusto. Y de hecho lo es, porque la plaga de chinches siempre viene de fuera. Por ejemplo, ciertos viajeros tienen la mala suerte de dormir en un hostal o un hotel que está infestado. Las chinches de la cama se quedan en la ropa y en la maleta: al regresar a casa después del viaje, la plaga se instala en el piso del desafortunado viajero. Este verano, recibimos muchas llamadas de clientes que habían hecho el camino de Santiago y habían traído chinches a su casa... Un recuerdo de viaje muy desagradable, ¿verdad? Aconsejamos la lectura de este buenísimo artículo de los Ameseros Viajeros que comenta este tema con mucho sentido del humor: El día en que conocí las chinches.

Pero hay muchas más formas de traer una plaga de chinches a casa. Hoy queremos comentar una de ellas: los muebles de segunda mano. Este año, una clienta nos ha llamado porque de repente había tenido una plaga de chinches. El técnico fue a hacer una revisión completa del piso, y se dio cuenta que el problema venia de una maleta antigua que la clienta había comprado en un mercado de antigüedades... Aunque el objeta fuera bonito, tuvo que tirarlo para eliminar la fuente de la plaga. Pero no fue suficiente: la plaga se había extendido, y tuvimos que realizar un tratamiento químico en todo el piso. Pero no es la única clienta que nos ha llamado: muebles de segunda mano, cofres antiguos, maletas "vintage"... Son muchos los casos que hemos tenido que solucionar por culpa de un objeto de segunda mano infestado por una plaga de chinches.

Nuestro consejo es el siguiente: antes de comprar el objeto, hay que hacer una revisión rápida. Si ves puntitos negros como los que dejaría un bolígrafo de tinta en las esquinas de los muebles, indica que hay o hubo presencia de chinches. Estos puntitos son los excrementos que las chinches dejan a su paso. Es muy importante vigilar esto antes de comprar el objeto, para no tener el problema que han sufrido muchos de nuestros clientes.

Esperamos que este artículo pueda evitar futuros problemas. Como siempre decimos a nuestros clientes, mejor prevenir que curar!

La elección de una empresa de control de plagas puede resultar bastante complicada. ¿Cómo saber si puedo tener confianza en la empresa? Ya habíamos publicado un artículo sobre este tema hace unos meses, pero nos gustaría dar tres consejos prácticos para no caer en manos de empresas tramposas.

Primer consejo: Desconfiar de las promesas irrealistas

Ciertas empresas que trabajan en Barcelona (y otras ciudades de España) hacen promesas totalmente irrealista e irresponsables para vender sus servicios de fumigación. Si una empresa te promete que vas a poder eliminar todas las cucarachas de tu piso en un solo día, o incluso en unas horas, tendrías que poner seriamente en duda su fiabilidad. ¿Por qué? Estas empresas van a hacer una fumigación química, que va a matar todas las cucarachas que se encuentren en tu piso en este momento, pero no va a acabar con la fuente de la plaga. Este tipo de tratamiento de choque no va a alcanzar las cucarachas escondidas en los alcantarillados, desagües o en los sitios pequeños de tu casa. Estas cucarachas no tan sólo no van a desaparecer, sino que van a seguir reproduciéndose, y unas semanas después, volverás a tener la plaga en casa. Un tratamiento serio y a largo plazo no puede acabar con la plaga en diez minutos. Requiere el uso de productos de última generación, a base de gel, que hacen un efecto dómino y permiten controlar la plaga de cucarachas de manera duradera.

Segundo consejo: Poner en duda los plazos de garantía demasiado largos

Muchas empresas tratan de seducir a los clientes ofreciendo garantías muy largas. ¿Qué significa concretamente? Por ejemplo, prometen a sus clientes que si contratan una fumigación de cucarachas, tendrán una garantía de dos años o más. Este tipo de garantía es totalmente engañoso, porque hoy en día no existen productos que tengan una eficacia superior a un año. Nosotros preferimos decir la verdad a nuestros clientes desde el primer momento: garantizamos nuestros tratamientos durante un año completo, pero no más. Si las cucarachas vuelven a aparecer al cabo de ocho meses, regresamos para realizar una nueva fumigación sin ningún coste adicional. Pero al cabo de un año, es importante volver a realizar un control de plagas integral, contratando de nuevo el servicio. A lo mejor en el futuro existirán nuevas técnicas que permitan erradicar una plaga para siempre, pero este día no ha llegado todavía.

Tercer consejo: Asegurarse que la empresa responderá en caso de problema

Este tercer y último consejo va vinculado con los dos primeros. Las empresas que hacen promesas irrealistas, que aseguran que podrán eliminar una plaga en una hora y ofrecer una garantía de dos años por menos de 100 euros, suelen desaparecer cuando el cliente se enfrenta a un problema. ¿Qué pasa concretamente? Cuando el cliente llama al cabo de unas semanas porque las cucarachas han vuelto a aparecer, la empresa no le coge el teléfono, no contesta sus correos... Y el desafortunado cliente no tiene otro remedio que pagar los servicios de otra empresa más seria. ¿Cómo detectar este tipo de empresa fantasma? A parte de desconfiar de las promesas irrealistas, puedes mirar en internet los comentarios de los demás clientes si los hay, o observar la presencia de la empresa en internet. Si una empresa tiene una web con información de calidad, una actividad en Facebook, Twitter y Google +, un blog actualizado, que está listada en las Páginas Amarillas y tiene reseñas positivas, esto significa que detrás de todo esto, hay un equipo trabajando cada día al servicio de los clientes. No es una garantía absoluta, pero el hecho que la empresa no tenga miedo a interactuar con los clientes en las redes sociales es una buena señal.

Esperamos que este artículo evite muchos disgustos a las personas que tratan de solucionar una plaga en su viviendo o su local. Para cualquier consulta adicional, el equipo de Nocucas está a tu servicio por teléfono, correo electrónico o a través de las redes sociales.

Hoy dedicaremos este artículo a todos los padres, futuros padres y también a las personas que tienen niños pequeños en su entorno.

Tener una plaga de cucarachas o chinches en casa siempre es una preocupación, pero más aún cuando uno tiene hijos y no sabe de qué manera actuar. Los padres tienen miedo que el bebé que empieza a gatear se encuentre con una cucaracha, o que le piquen los chinches en su habitación por la noche... Pero luego empiezan a pensar que una fumigación podría ser tóxica y conllevar algo de riesgos para los pequeños, y no saben qué hacer. Las mujeres embarazadas también nos llaman preocupadísimas, porque ven cucarachas en la cocina, pero se preguntan si la fumigación es compatible con el embarazo.

Por estas razones nos gustaría aclarar el tema y explicar cómo actuamos para descartar todo tipo de peligro cuando realizamos tratamientos de fumigación en Barcelona.

Cuando se trata de una plaga de cucarachas, la opción que privilegiamos es un tratamiento a base de gel y trampas de feromonas. Este tratamiento tiene dos ventajas: es mucho más eficaz que la fumigación química tradicional, y además no es tóxico para los humanos. Por lo tanto, no supone ningún riesgo realizar este tratamiento en casas con niños pequeños o mujeres embarazas. En todo caso, las trampas y el gel siempre se colocan en sitios que están fuera del alcance de los niños, para que no tengan ningún tipo de contacto con el producto. En resumen, este tipo de tratamiento es muy eficaz y absolutamente seguro.

Cuando se trata de una plaga de chinches, hay que respetar una normas de seguridad mucho más estrictas, ya que se hace una aplicación de productos tóxicos, que son la única manera de acabar definitivamente con este plaga. Pedimos a los clientes que permanezcan 12 horas fuera del piso después de realizar el tratamiento. Por ejemplo, si la fumigación se hace a las 8h de la mañana, el cliente podría volver a las 20h. En este momento, el cliente tendría que ventilar el piso abriendo todas las ventanas, y volver a salir durante 2 horas. Concretamente, nuestro cliente tendría que permanecer fuera hasta las 22h, y luego podría regresar sin peligro a su hogar. Sin embargo, cuando se trata de una familia con niños pequeños, aconsejamos que duerman una noche en casa de amigos y familiares para que el piso se haya ventilado más tiempo y que hayan desaparecido los residuos tóxicos.
En resumen, el tratamiento de chinches es químico y se utilizan productos tóxicos. Es muy importante seguir las normas de seguridad que da el técnico para evitar problemas de salud, como irritaciones de los ojos y vías respiratorias. Si se respetan cuidadosamente estas normas, no existe absolutamente ningún tipo de riesgo.

Solemos explicar que la mejor manera de controlar una plaga es la prevención. Barcelona es una ciudad que, por clima y ubicación, tiene una cantidad muy elevada de plagas como cucarachas y chinches. Para conseguir resultados rápidos sin tener que utilizar grandes cantidades de productos, es mejor estar atento y contratar los servicios de una empresa de fumigación antes que la plaga se haya instalado.

Esperamos que este artículo haya ayudado a todos los padres, futuros padres y todas las personas que reciben niños pequeños en su hogar.
Página 1 de 3
Logo Generalitat Catalunya
Generalitat de
Catalunya
Empresa inscrita en el R.O.E.S.P. de la Generalitat de Catalunya Nº 0305CAT-SB

Proveedores

logo killgerm
logo bayer

Contactos

Tel : (34) 935 177 990
Movil :  (34) 610 89 43 95
Carrer de Sardenya, 163
08013, Barcelona

Síguenos