Blog


A veces, nuestros clientes tienen una plaga de cucarachas en casa pero dudan en contratar los servicios de una empresa de fumigación. Nos llaman para pedir información sobre los tratamientos para eliminar las cucarachas en Barcelona: tienen muchas dudas porque todavía es un tema un poco tabú en nuestra sociedad. En cambio, en otros países, el control de plagas se realiza de forma sistemática en las viviendas, como ya es el caso hoy en día en todos los bares, restaurantes y locales que preparan o venden comida en Barcelona. Nos gustaría compartir con nuestros lectores cinco motivos por los cuales contratar un servicio de fumigación profesional debería ser lo más normal del mundo en una ciudad como Barcelona dónde las cucarachas proliferan todo el año.

1) Las cucarachas forman parte de nuestro entorno
Vivir en Barcelona y ver cucarachas es tan normal como encontrarse con arañas mígalas en la selva amazónica u osos polares en el Árctico. Las cucarachas son insectos que forman parte del entorno mediterráneo: el clima cálido y húmedo favorece su proliferación a lo largo del año, con un aumento significativo entre los meses de junio y septiembre. Por lo tanto, tenemos que asumir que en una ciudad como Barcelona y los alrededores (Santa Coloma de Gramenet, Badalona, L’Hospitalet de Llobregat…), la presencia de cucarachas germánicas o cucarachas americanas es absolutamente normal. Se trata de una situación común y corriente, que no debe generar ningún tipo de vergüenza en las personas cuya vivienda esté afectada por el problema de plaga. Sin embargo, no significa que tener una plaga de cucarachas en casa sea una situación aceptable: la convivencia con insectos daña la calidad de vida de las personas y generan miedo e inseguridad. Por suerte existen tratamientos muy efectivos para eliminar las cucarachas y evitar que vuelvan a entrar.

2) ¡Mejor prevenir que curar!
Dado que las cucarachas forman parte del entorno en Barcelona, sería conveniente actuar de forma preventiva para evitar la proliferación de las cucarachas, sobre todo en los barrios antiguos que están muy afectados por esta plaga, como el Gótico, el Borne, el Raval, la Barceloneta, pero también ciertas zonas de L’Hospitalet, Santa Coloma y Badalona. Como especialistas en control de plagas, podemos afirmar que muchos edificios de Barcelona están afectados de forma recurrente por culpa de problemas estructurales (bajantes comunitarios, alcantarillados, desagües…) que favorecen la proliferación de las cucarachas. Por lo tanto, si no se hacen tratamientos preventivos de control de plagas, la presencia de las cucarachas en los pisos es inevitable. En ciertas ciudades, como es el caso en Nueva York, la ley obliga a hacer público el historial de las plagas de los edificios y locales. Una iniciativa similar en Barcelona permitiría entender que las plagas de cucarachas no son un problema aislado, sino un fenómeno masivo que podríamos controlar de forma más rápida y eficaz con tratamientos preventivos de control de plagas.

3) Una inversión que sale a cuenta
Evidentemente, la cuestión del precio del servicio entra en juego a la hora de contratar los servicios de una empresa de fumigación en Barcelona. Muchas personas tienen un presupuesto limitado e intentan eliminar las cucarachas con productos del supermercado o de la droguería. Lamentablemente, estos productos en forma de spray no permiten eliminar una plaga de de cucarachas: como mucho pueden matar a una cucaracha de forma puntual, pero no pueden llegar al nido y solucionar el problema. Muchos clientes que nos llaman nos confiesan que ya se han gastado mucho dinero en estos productos, y que las cucarachas siguen proliferando en su piso. Así que hay que parar un momento y hacer un cálculo: el precio de un tratamiento de control de plagas profesional incluye una garantía de un año, por lo cual el precio mensual del servicio no suele costar más que un spray contra las cucarachas… Además, el técnico en control de plagas siempre da una serie de recomendaciones para tapar las vías de acceso de las cucarachas y evitar que entren de nuevo en la vivienda. A largo plazo, podemos asegurar que un tratamiento profesional de control de plagas para eliminar las cucarachas sale más a cuenta que un dinero mal gastado en productos del supermercado que no funcionan.

4) Mantener una buena calidad de vida
Además, sabemos que la calidad de vida de las personas está estrechamente vinculada con el entorno. Un ruido excesivo daña nuestra tranquilidad y nos impide sentirnos cómodos en el hogar. Pues lo mismo pasa con las plagas de insectos: la intrusión de las cucarachas en la vivienda nos pone inseguros, incómodos y hasta puede generar ansiedad y pánico. Muchos clientes nos cuentan que les da miedo volver a casa porque tienen miedo de encontrarse con una cucaracha en el pasillo. Otros no se atreven a ir a buscar un vaso de agua a la cocina por la noche porque al encender la luz, ven a los insectos corriendo por las paredes… Una familia nos contó que los niños ya no querían ducharse porque habían visto varias veces cucarachas en el baño... Estas situaciones son muy comunes en Barcelona, ya que los pisos antiguos suelen presentar defectos estructurales que favorecen la instalación de una plaga de cucarachas. Pero las consecuencias a nivel psicológico pueden ser bastante más importantes de lo que uno piensa: una fumigación de cucarachas profesional permite que el hogar sea de nuevo un lugar seguro y acogedor.

5) Evitar problemas de salud
Si bien es cierto que las cucarachas no son insectos peligrosos y no pican, su presencia en una vivienda puede tener consecuencias negativas sobre la salud. Estudios recientes han puesto de manifiesto el vínculo entre el asma infantil y las plagas de cucarachas. Además estos insectos pueden provocar alergias y enfermedades porque contaminan los alimentos que tocan en la cocina. En el caso de los bares, restaurantes y locales que manipulan alimentos, es obligatorio realizar un control de plagas profesional por motivos evidentes de salud. No lo es en la vivienda de un particular, pero tener una plaga de cucarachas en la cocina representa un riesgo sanitario evidente. Durante el verano en Barcelona, la cantidad de cucarachas se dispara y los escándalos sanitarios también: hay que tener presente que una plaga de insectos en casa nunca es bueno para la salud, especialmente en las casas con niños y mascotas.


Cuando un inquilino se enfrenta a una plaga de cucarachas en su piso, suele llamar al propietario para informarle y buscar soluciones. No todos los propietarios reaccionan de la misma manera, pero hay algunas situaciones típicas y estamos seguros que algunos clientes de nuestra empresa de fumigación en Barcelona se sentirán identificados!

Opción 1: El propietario considera que se trata de un problema del piso y propone pagar los servicios de una empresa de control de plagas. ¡Inquilino feliz!
Opción 2: El propietario considera que no es asunto suyo. Se niega a actuar: si el inquilino quiere contratar los servicios de una empresa de fumigación, ¡lo tendrá que pagar él!
Opción 3: El propietario le explica al inquilino que el edificio ha contratado un servicio de control de plagas anual en todos los pisos. Por lo tanto, le aconseja ponerse en contacto con la administración de fincas para que la empresa de fumigación intervenga.
Opción 4: El propietario aconseja al inquilino que compre un spray contra las cucarachas en la droguería o el supermercado. Alerta spoiler: estos productos NO permiten eliminar una plaga de cucarachas, lo único que consiguen es matar a la cucaracha que pillan en el momento, pero no pueden alcanzar el nido y solucionar definitivamente el problema. Así que regresamos a la opción 1 o la opción 2.
Opción 5: El propietario le dice al inquilino que las cucarachas le darán algo de compañía y que debería adoptarlas como mascotas. Al inquilino le encanta la idea y decide convivir con las cucarachas. Fin de la historia. Ocurre en 0,000001% de los casos pero vale la pena mencionarlo.

Fuera de bromas, ya sabemos que tener cucarachas en el piso no es NADA divertido, ¡sólo intentamos quitarle algo de gravedad al asunto! ¿Quien tiene que hacerse cargo del coste de la fumigación de cucarachas cuando se trata de un piso de alquiler? ¿Opción 1, el propietario? ¿Opción 2, el inquilino? Siempre depende de la situación pero vamos a procurar dar una respuesta que pueda servir en la mayoría de los casos.

Si el inquilino acaba de llegar al piso, o lo alquila hace muy poco tiempo, lo más probable es que la plaga de cucarachas ya estaba presente en la vivienda. Por lo tanto, lo normal es que el propietario se haga cargo del coste de la fumigación de cucarachas porque se trata de un problema preexistente. Por lo tanto, es muy importante que los inquilinos señalen la plaga de cucarachas lo antes posible.
Muchas veces, también hay que hacer pequeñas reformas para solucionar el problema: tapar agujeros, poner una rejilla, sellar grietas, etc. La empresa de control de plagas realiza la fumigación de cucarachas y da una serie de recomendaciones, pero no se hace cargo de estas reformas estructurales. Es el propietario quien tiene que hacerlas o contratar a un obrero especializado.

En otros casos, el inquilino lleva varios años viviendo en el piso y de repente se enfrenta a una plaga de cucarachas. En esta situación, se suele considerar que el inquilino es responsable del problema ya que el propietario entregó el piso en uenas condiciones sanitarias. ¿Pero cómo aparecen las cucarachas en un piso después de varios años?
Puede ser que el inquilino haya traído al piso cajas de cartón que tenían algunas cucarachas escondidas: un pack de botellas que estuvo en un almacén, una bolsa que teníamos en el sótano del edificio... El hecho de tener una limpieza insuficiente del piso, principalmente de la cocina dónde se acumulan los residuos alimenticios, puede haber provocado el problema. En este caso, queda claro que el inquilino tendrá que hacerse cargo del precio de la fumigación de cucarachas.
También puede ser que un vecino del edificio tenga una plaga de cucarachas y que los insectos hayan proliferado por la patio de luz. A veces en verano, los insectos empiezan a subir por los bajantes comunitarios y entran a los pisos por las tuberías… En algunos casos, el propietario y el inquilino encuentran un acuerdo y pagan a medias el servicio de control de plagas, pero por lo general, le toca al inquilino pagar el precio de la fumigación.

¿Y esto funciona igual con todas las plagas? Pues no exactamente. Por ejemplo, la plaga de chinches de la cama siempre viene de fuera: no aparecen por las tuberías, los bajantes comunitarios, y tampoco llegan en las cajas de cartón o las bolsas de compra. Son insectos que traemos a casa en nuestra ropa o maleta al regresar de un viaje, o dentro de un mueble de segunda mano. Por lo tanto, es bastante más fácil saber quién es responsable de la plaga de chinches. Si el inquilino se da cuenta desde el día 1 que unos insectos le pican durante la noche y que despierta con picadas en la piel, queda claro que la plaga ya estaba presente y que el propietario tiene que pagar un servicio de fumigación de chinches de la cama. En cambio, si ya han pasado varias semanas, meses o años, y que el problema aparece en el piso, es el inquilino quien tiene que hacerse cargo del problema y del coste. Nuestros expertos en control de plagas en Barcelona son capaces de determinar si el problema lleva poco tiempo o varios meses. Puede ser un dato muy importante para saber si el problema existía en el piso antes de la llegada del inquilino.

En Nueva York, el Consejo Municipal está a punto de adoptar una nueva ley que obligará a los propietarios a notificar el historial de las plagas del edificio y de la vivienda, tanto a las autoridades como a los inquilinos. Esta información también tendrá que estar publicada en Internet. Esta ley forma parte del plan de lucha contra las chinches de la cama, un problema sanitario que se ha convertido en una pesadilla para miles de habitantes y supone un coste enorme para los propietarios y los inquilinos menos afortunados. Como empresa especialista en control de plagas en Barcelona, estamos convencido que una ley de este tipo sería muy bienvenida en nuestra ciudad, dónde las plagas de cucarachas y chinches de la cama son uno de los problemas más frecuentes reportados por los inquilinos. Hacer público el historial de las plagas de un edificio y de una vivienda permitiría tener datos importantes a la hora de firmar un contrato de alquiler, y más adelante, saber quien tiene que asumir el coste del servicio de fumigación de cucarachas o de chinches de la cama.

El artículo del Diario NY sobre la nueva ley del historial de las plagas firmada por el alcalde de Nueva York Bill de Blasio: Caseros deberán informar sobre historial de chinches a sus inquilinos


En el ámbito del control de plagas, solemos decir que la prevención es la clave del éxito. Siempre explicamos a nuestros clientes que el mejor tratamiento de control de plagas es el que se realiza antes que se instale la plaga, sobre todo cuando se trata de un piso, un bar o un restaurante ubicado en una zona donde proliferan habitualmente los insectos y los roedores, como el barrio gótico, el Raval, el Borne o la Barceloneta en la ciudad de Barcelona. Es mejor no esperar a tener una vivienda infestada de cucarachas para llamar a una empresa de control de plagas, porque harán falta más actuaciones para acabar con el problema, y la calidad de vida de los habitantes ya estará muy afectada por la presencia de los insectos. Siempre existen soluciones para eliminar una plaga de insectos o roedores, pero la regla siempre es: ¡Cuánto antes mejor!

Desde hace unos años, esta estrategia de prevención en los tratamientos de control de plagas también está fomentada por algunos ayuntamientos, que están cada vez más conscientes del impacto negativo de la presencia de insectos y roedores en las calles de su ciudad. En efecto, ver a cucarachas o ratones corriendo por las calles es una experiencia muy desagradable para los habitantes y da una imagen de suciedad que puede tener repercusiones económicas negativas cuando se trata de una ciudad turística como Barcelona. Por otra parte, los insectos y roedores transmiten enfermedades que pueden ser peligrosas. Por ejemplo, un estudio reciente acaba de confirmar el vínculo entre la presencia de plagas de cucarachas y el asma infantil, entre otras patologías. Finalmente, la presencia de una plaga en los alcantarillados, las calles o los basureros de la ciudad favorece la proliferación de los insectos y roedores en las viviendas y los locales comerciales.

Durante este mes de mayo, el Ayuntamiento de Palma de Mallorca llevará a cabo tratamientos preventivos de desratización y desinsectación en los alcantarillados de diez barrios de la ciudad, a modo de proteger la calidad de vida de los habitantes, evitar la transmisión de enfermedades y cuidar la imagen turística de la localidad. Un plan de actuación que llegó a ser imprescindible, ya que los Baleares son una de las comunidades autónomas más afectadas por las plagas de cucarachas. Estas iniciativas preventivas también existen en Cataluña desde hace varios años, aunque suelen ser insuficientes por culpa de los recortes. Nos gustaría mencionar el caso de la ciudad de L’Hospitalet de Llobregat, que puso en marcha varias medidas para prevenir la proliferación de insectos y roedores en las zonas públicas.

Durante el verano 2015, la ciudad de L’Hospitalet de Llobregat se enfrentó a una plaga de cucarachas muy potente: los insectos proliferaban de forma inquietante en los espacios públicos y los habitantes empezaron a sentir una preocupación creciente. Se creó una plataforma digital para denunciar la plaga de cucarachas en L’Hospitalet, y más de 4600 vecinos firmaron la petición. Frente a la presión popular, el Ayuntamiento reconoció que la plaga se había extendido de forma inhabitual y puso en marcha un nuevo plan de control de plagas, que consistió en aplicar tratamientos en amplias zonas de los diferentes barrios de L’Hospitalet y en los puntos críticos. El Servicio de Salud también se comprometió a realizar un control trimestral de los alcantarillados, uno de los principales focos de la plaga de cucarachas y roedores.

Estas diferentes medidas fueron consolidadas durante el año 2016 para evitar una nueva plaga de cucarachas en L’Hospitalet de Llobregat. El Ayuntamiento trató las arquetas de acceso de los alcantarillados y realizó tratamiento de control de plagas en algunas zonas estratégicas. Además, se realizó una limpieza de los contenedores de materia orgánica, ya que la suciedad y los desechos alimenticios atraen a las cucarachas. En general, se fomentaron medidas de limpieza sistemática a modo de luchar contra la proliferación de insectos, un aspecto clave en el control de plagas. Tratar el problema de manera global siempre es la mejor solución: sea en una ciudad o en una vivienda, hay que encontrar los puntos de acceso de los insectos y roedores para evitar su proliferación.

En tiempos de crisis, los Ayuntamientos de varias localidades catalanas recortan el presupuesto de la limpieza de los alcantarillados y se nota un incremento de las plagas de insectos y roedores. Lamentablemente, los ciudadanos sufren las consecuencias de la proliferación de los insectos en su vivienda o en su local comercial, y tienen que financiar solos el tratamiento para eliminar la plaga de cucarachas. El Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat tendría que haber actuado antes que la plaga de cucarachas prolifere de forma descontrolada: esta situación podría haber sido evitada con medidas preventivas de desinsectación y desratización. Sin embargo, se hicieron esfuerzos notables para eliminar la plaga de cucarachas en L’Hospitalet y recuperar un espacio público libre de insectos.

Como empresa especialista en control de plagas en Barcelona y alrededores, fuimos testigos de la mejora de la situación las zonas públicas de L’Hospitalet de Llobregat. Hay que entender una cosa: la presencia de cucarachas en nuestro entorno es absolutamente normal porque forman parte del ecosistema mediterráneo, pero su proliferación incontrolada se puede evitar con medidas adecuadas. Tenemos muchos clientes en L’Hospitalet que contratan nuestros servicios para eliminar una plaga de cucarachas o roedores dentro de su vivienda o su local comercial. Las actuaciones del Ayuntamiento no pueden acabar con todas las cucarachas, pero son esenciales para que la plaga se pueda controlar tanto en los espacios públicos como privados.


Cuando un cliente nos llama para solicitar una fumigación de cucarachas en Barcelona, una de las primeras preguntas que hacemos es la siguiente: “De qué color y de qué tamaño son las cucarachas?” Si son grandes, más o menos como el dedo pulgar, y de color oscuro-rojizo, son cucarachas americanas. Si son pequeñas, más o menos como una uña, y de color marrón claro, son cucarachas germánicas. En Barcelona, la gran mayoría de fumigaciones de cucarachas que hacemos son fumigaciones de cucarachas americanas o de cucarachas germánicas. Existe un tercer tipo de cucarachas, las cucarachas orientales, que son de color negro y miden unos tres centímetros. Estas cucarachas también pueden estar presentes en los pisos, los bares y los restaurantes, pero no es la plaga de cucarachas más frecuente en Barcelona. Hasta hace poco, estos tres tipos de cucarachas eran los únicos que se encontraban en la Península Ibérica, pero como si no fuera suficiente, en 2013 apareció un nuevo tipo de cucaracha: la cucaracha Supella Longipalpa.

En un mundo globalizado, las plagas circulan y viajan como nosotros. La cucaracha Supella Longipalpa es de origen africano: se trata de una especie importada, como el mosquito tigre. Esta cucaracha mide entre 1 y 1,5 centímetros, o sea que es un poco más pequeña que la cucaracha germánica. Es de color marrón, con dos bandas más claras muy características. Según los especialistas en control de plagas, esta cucaracha es especialmente resistente y tiene una excelente capacidad de adaptación. A diferencia de las cucarachas americanas y germánicas, no necesita mucha agua para sobrevivir y reproducirse. Por lo tanto, esta plaga de cucarachas puede instalarse en el salón, en el comedor, en los dormitorios… Estas cucarachas tampoco necesitan comer mucho: pueden alimentarse del pegamento de los libros, por lo cual es habitual encontrarlas en la biblioteca de la casa. Esta nueva especie de cucarachas está presente en Barcelona desde el año 2013, cuando una empresa especialista en control de plagas encontró una plaga en un bar de Sant Gervasi. No se ha extendido en las mismas proporciones que otras especies de cucarachas, pero ya está presente en varias ciudades españolas como Barcelona, Valencia y Madrid.

Ahora viene la pregunta del millón: “¿Se puede eliminar esta plaga de cucarachas?” No vamos a mantener el suspenso más tiempo: sí, se puede, pero el tratamiento de control de plagas suele ser algo más complicado que en el caso de una plaga de cucarachas americanas o germánicas. Esta dificultad se explica por dos factores principales: la detección del lugar de la plaga y los productos utilizados para combatirla.

Cuando una casa está afectada por una plaga de cucarachas americanas o germánicas, sabemos que las cucarachas necesitan un punto de agua y residuos alimenticios para sobrevivir. Por lo tanto, el técnico revisa prioritariamente la cocina y los baños, que son los dos lugares donde se desarrolla plaga de cucarachas. Cuando la plaga está muy extendida, se pueden ver cucarachas en otros lugares, pero el lugar de entrada y el foco principal siempre está en la cocina y/o los baños de la casa, lo que facilita el protocolo de actuación. En cambio, las cucarachas Supella Longipalpa no necesitan mucha agua para sobrevivir y se alimentan de cualquier cosa, como el cartón o la cola de libros. No se concentran en la cocina y los baños, sino que suelen estar dispersas por toda la casa: pueden instalarse en el salón, el comedor, los dormitorios… Por lo tanto, el técnico en control de plagas tiene que llevar a cabo una verdadera investigación para poner las trampas porta-cebos y los biocidas en los lugares adecuados para eliminar la plaga de cucarachas.

Por otra parte, según los últimos estudios, los productos biocidas utilizados por las empresas de control de plagas no se ajustan exactamente a las características de la cucaracha Supella Longipalpa. En efecto, parece que no están tan atraídas por el gel alimenticio como otras especies de cucarachas, por lo cual cuesta más eliminarlas. Además, como suelen estar presentes en toda la casa, es más difícil determinar dónde hay que poner los cebos de captura y el gel que permite envenenarlas. Si la cucaracha Supella Longipalpa llega proliferar cada vez más en nuestro entorno, es muy probable que los tratamientos de control de plagas evolucionen y lleguen a ser cada vez más eficaces para eliminar esta plaga de cucarachas en Barcelona.

A modo de conclusión, hay que recordar que las plagas de cucarachas germánicas y americanas siguen representando la inmensa mayoría de plagas de cucarachas en Barcelona, tanto en pisos y casas como en los restaurantes, bares y locales comerciales. Sin embargo, hay que estar atentos a la presencia de la cucaracha Supella Longipalpa, ya que es posible que la plaga aumente de cara al verano. Por lo tanto, aconsejamos recordar estas características: son de color marrón con una banda clara y miden unos tres centímetros, no sólo se encuentran en la cocina y los baños, sino que pueden estar presentes en cualquier parte de la vivienda, y se alimentan de cualquier cosa, no sólo residuos alimenticios. Si tienes una plaga de cucarachas en casa y sospechas que podría ser la cucaracha Supella Longipalpa, es importante llamar en cuanto antes a una empresa de control de plagas, y que estas cucarachas son especialmente resistentes.


Seguimos con nuestra serie de artículos Todo lo que siempre has querido saber sobre el control de plagas basados en las preguntas frecuentes de nuestros clientes. Nuestra empresa de control de plagas está ubicada en Barcelona ciudad y la mayoría de nuestros clientes también residen en Barcelona. Sin embargo, recibimos cada día llamadas y mensajes de personas que viven en las afueras de Barcelona y quieren contratar nuestros servicios de fumigación. Estos clientes nos suelen hacer dos preguntas: “¿Hacen fumigaciones fuera de Barcelona? ¿Tendré que pagar gastos de desplazamiento?” Siempre es mejor dar una respuesta individual y personalizada a este tipo de preguntas, pero vamos a tratar de dar una idea general del funcionamiento de nuestra empresa en el caso de pisos, casas o locales comerciales ubicados fuera de Barcelona.

Nuestra empresa de control de plagas realiza cada día fumigaciones en Barcelona y fuera de Barcelona. Tenemos muchos clientes en las afueras directas, en particular en Santa Coloma de Gramenet, Badalona, L’Hospitalet de Llobregat, Cornellà de Llobregat y Esplugues de Llobregat. Cuando un cliente nos llama para solicitar una fumigación de cucarachas en estos municipios, no cobramos ningún gasto de desplazamiento. En efecto, son zonas que forman parte de lo que llamamos la “gran corona” de Barcelona: nuestros técnicos tardan el mismo tiempo para ir a hacer una fumigación en L’Hospitalet de Llobregat o Santa Coloma de Gramenet, que para ir a la zona de Vall d’Hebron o de Les Corts en Barcelona Ciudad. La división administrativa no es lo que tenemos en cuenta: nos fijamos en el tiempo de desplazamiento y en el kilometraje. En resumen, si usted vive en una zona dónde llega el metro o el tranvía desde Barcelona, no cobramos gastos de desplazamiento.

La situación es diferente cuando un cliente nos llama de una zona más alejada de Barcelona, por ejemplo de Castelldefels o Mollet del Vallès. Siempre explicamos a nuestros clientes que el presupuesto que damos es un tratamiento cerrado con una garantía: vamos todas las veces que hagan falta hasta que se solucione el problema de cucarachas, sin coste adicional. Sin embargo, este presupuesto no incluye los gastos de desplazamiento aplicados para cubrir el coste de la gasolina, de los peajes y del tiempo adicional que nuestro técnico llevará en la carretera. Calculamos el importe de estos gastos de desplazamiento y se lo comunicamos al cliente al mismo tiempo que el presupuesto de la fumigación de cucarachas. Así, nuestro cliente sabe de antemano lo que se tiene que pagar para cada visita: no hay malas sorpresas después de contratar el servicio de control de plagas con nosotros.

Finalmente, también recibimos llamadas de personas que viven en Girona, Tarragona o Lleida y necesitan un tratamiento de control de plagas para su vivienda, su local comercial, su bar o su restaurante. En este caso, preferimos ofrecer a los clientes una solución alternativa, derivándole hacía otra empresa de fumigación con una sede ubicada más cerca de su ciudad. En efecto, los gastos de desplazamientos que tendríamos que cobrar para mandar un técnico serían demasiado altos para ofrecer un presupuesto ajustado. Nos parece mejor ser honestos con el cliente, porque el seguimiento es esencial en nuestros tratamientos de control de plagas, en particular cuando se trata de una fumigación de cucarachas o una fumigación de chinches. Preferimos que nuestro interlocutor se quede con la mejor solución posible, porque tenemos una política de satisfacción a largo plazo: como ofrecemos una garantía a todos nuestros clientes, queremos asegurarnos que las condiciones estén reunidas para ofrecer el mejor servicio de control de plagas.

Como lo habrán entendido, no hay una respuesta única, sino que la respuesta varía en función de la distancia, de la garantía que ofrecemos y de las necesidades de nuestro cliente potencial. Sin embargo, podemos resumir la situación de la siguiente manera:
1) Hacemos cada día fumigaciones de cucarachas y fumigaciones de chinches de la cama en las afueras de Barcelona, y en particular hacemos tratamientos de fumigación en L’Hospitalet, Cornellà, Esplugues, Santa Coloma y Badalona: estas localidades forman parte de nuestra área de actuación cotidiana y por lo tanto no cobramos ningún tipo de gastos de desplazamiento.
2) Cuando se trata de una localidad más alejada, pero que la distancia nos permite mandar a un técnico en un plazo relativamente corto, cobramos gastos de desplazamientos que se calculan en función del kilometraje y de los peajes. El cliente sabe desde el primer momento el importe de este suplemento, que se paga directamente al técnico después de cada actuación de control de plagas.
3) Finalmente, cuando consideramos que se trata de una localidad demasiado alejada, preferimos orientar el cliente hacía una empresa de fumigación ubicada en su zona que pueda ofrecerle un presupuesto ajustado y un mejor seguimiento del tratamiento de control de plagas.

Esperamos que esta información sea útil para nuestros clientes de fuera de Barcelona. Si tienes una pregunta más específica o quieres comentarnos tu caso particular, ¡estamos a tu disposición!


Seguimos con nuestra serie de artículos Todo lo que siempre has querido saber sobre el control de plagas! Hoy regresamos con otra pregunta recurrente por parte de nuestros clientes: “Tengo una plaga de cucarachas, y sé que varios vecinos del edificio también tienen. Yo quiero fumigar mi piso pero mis vecinos no quieren hacerlo: ¿el tratamiento de control de plagas va a funcionar igual?” Entendemos muy bien la preocupación de los clientes que contratan un servicio de fumigación profesional pero tienen miedo que las cucarachas vuelvan porque la plaga también está presente en otros pisos.

En primer lugar, cabe recordar que en nuestra Empresa, los servicios de fumigación de cucarachas tienen una garantía de doce meses. ¿Qué significa? Cuando un cliente contrata el servicio, sea cual sea el entorno, vamos a fumigar el piso todas las veces que hagan falta sin coste adicional hasta solucionar el problema. Si pensáramos que no se puede eliminar una plaga de cucarachas en un piso cuando hay cucarachas en el edificio o en el barrio, no ofreceríamos esta garantía: es nuestro interés y el interés del cliente que la plaga esté controlada en el plazo más corto posible. Por lo tanto, vamos a contestar en seguida a la pregunta antes planteada: el tratamiento de control de plagas funciona y permite eliminar la plaga de cucarachas aunque los vecinos se nieguen a solucionar el problema en sus pisos.

Es posible que una cucaracha entre al piso de nuestro cliente a través de la ventana o de los bajantes comunitarios. Podemos poner barreras físicas, como tapones o tela mosquetera, pero no podemos cerrar herméticamente el piso del cliente. Sin embargo, si se ha realizado un tratamiento de control de plagas de larga duración, como siempre lo hacemos en Nocucas , esta cucaracha no irá muy lejos: se quedará atrapada en las trampas de feromona de la cocina o del baño y no proliferará. Los tratamientos de última generación tienen un efecto residual que dura el mismo tiempo que la garantía que ofrecemos, por lo tanto, garantizan que la plaga no se vuelva a instalar en el piso. Una cucaracha siempre puede entrar a un piso, porque estos insectos forman parte del ecosistema mediterráneo, pero esta cucaracha morirá y no se convertirá en plaga.

Evidentemente, cuando una plaga de cucarachas está instalada en todo un edificio o gran parte de los pisos, es mejor buscar una solución global. Muchas comunidades de vecinos acuden a nosotros para realizar el tratamiento en todo el edificio. Esto tiene una doble ventaja: por una parte, se puede hacer una fumigación de las zonas comunes, que suelen estar afectadas por la plaga de cucarachas, y por otra parte, aplicamos un descuento importante al presupuesto global cuando se realiza un tratamiento en varios pisos, lo que resulta más económico para cada uno de los vecinos. A veces, un cliente contrata un servicio con nosotros para eliminar las cucarachas de su piso, y un tiempo después, la comunidad de vecinos nos llama para realizar una fumigación en varios o todos los pisos. En este caso, lo que hacemos es calcular el importe con el descuento aplicado a las comunidades y devolver a nuestro cliente el importe proporcional para que no pague más que sus vecinos. Eso es una garantía más que damos a nuestros clientes que contratan una fumigación de cucarachas.

Cuando hay una buena comunicación entre vecinos, lo ideal es tratar de buscar una solución global para controlar la plaga de cucarachas de todo el edificio y de las zonas comunes, si están afectadas. Cuando esta opción no es posible, contratar un servicio de control de plagas sigue siendo la mejor manera de eliminar la plaga de cucarachas e impedir que se vuelva a instalar. Las cucarachas son la plaga más frecuente en Barcelona, pero por suerte existen tratamientos muy eficaces para mantenerlas a raya!


Ha llegado oficialmente el otoño en Barcelona. Los niños han vuelto al cole, las temperaturas empiezan a bajar, oscurece más temprano, y las hojas empiezan a tomar este color rojizo tan típico de la temporada. Pero la llegada del otoño no marca el fin de las plagas, y menos de la plaga de cucarachas en Barcelona. Mucha gente asocia los insectos con el calor, y tiene razón hasta cierto punto. En efecto, las cucarachas proliferan aun más cuando tenemos este clima cálido y húmedo típico del verano en Barcelona. Sin embargo, todos los especialistas en control de plagas en Barcelona lo pueden decir: las cucarachas no desaparecen en otoño, y menos en estos últimos años. El calentamiento global ha empezado a tener sus primeros efectos y solemos tener temperaturas altas hasta noviembre. Y cuando realmente llega el frío, el uso generalizado de la calefacción crea condiciones climáticas perfectas para que proliferen las cucarachas en viviendas y locales.

Hoy en día, podemos decir que las cucarachas veranean todo el año en Barcelona. Si bien es cierto que la plaga de cucarachas alcanza su punto máximo entre los meses de junio y septiembre, los insectos no mueren después del verano, sino que siguen reproduciéndose. En efecto, el ciclo de vida de una cucaracha germánica dura unos 140 días de media, y durante este tiempo, las hembras ponen una gran cantidad de ootecas (huevos de cucarachas), de tal forma que la infestación crece de forma exponencial, incluso después del verano. Hay que tener en cuenta que una plaga de cucarachas siempre se va a extender si no se realiza un control de plagas. Primero las cucarachas van a invadir la cocina y el baño, dónde encuentran los puntos de agua que necesitan para desarrollarse y reproducirse, luego van a aparecer en el salón, el comedor, las habitaciones, y finalmente pueden infestar otras viviendas del edificio.

A veces los clientes nos llaman en octubre o noviembre cuando la plaga de cucarachas ya está instalada. No siempre tenemos conciencia del nivel de infestación de nuestra cocina o nuestro baño porque las cucarachas son insectos fotosensibles, o sea que huyen de la luz y salen por la noche. Además, son insectos miedosos, que se esconden en presencia de los humanos. Lo típico es ir a tomar un vaso de agua en la cocina por la noche, y al encender la luz, ¡ver todas las cucarachas entrar en pánico y esconderse! Cuando vemos cucarachas en nuestra cocina o nuestro baño durante el día, significa que la plaga lleva tiempo en el piso o la casa y ya está muy instalada.

A veces los clientes nos llaman cuando la plaga de cucarachas ya ha llegado a un nivel alto, o sea que los insectos se ven tantos de día como de noche. Por suerte siempre existen soluciones para fumigar las cucarachas y controlar la plaga. Sin embargo, el proceso es más largo ya que las cucarachas han tenido tiempo para poner ootecas (huevos) en muchas partes de la vivienda. En este caso, cuando se realiza el tratamiento, mueren primero las cucarachas adultas, luego se desarrollan las crías, se infectan y mueren también. Por este motivo, pueden pasar unas tres semanas entre la realización del tratamiento de control de plagas y la desaparición de todas las cucarachas de la vivienda o del local.

Es la razón por la cual utilizamos productos de larga duración, bajo la forma de gel y cebos, que son mucho más eficaces que una fumigación química de cucarachas. La fumigación de cucarachas con productos tóxicos es un método antiguo que sólo mata las cucarachas que alcanza en el momento de realizar el tratamiento. No puede acabar con una plaga de cucarachas de forma definitiva, ya que no tiene efecto residual. Los métodos de control integrado de plagas recomendados por el Departament de Sanitat de la Generalitat de Catalunya consisten en tratamientos de larga duración, con productos inocuos (sin toxicidad para los humanos) que controlan la plaga a largo plazo.

La prevención siempre es el mejor método de actuación sobre las plagas de insectos, y en particular en el caso de la plaga de cucarachas que es un problema sanitario muy importante en Barcelona. Las cucarachas no desaparecen por efecto de magia en otoño o invierno, porque las temperaturas en nuestras viviendas o locales suelen ser de 20 grados o más. Como antes se realice el control de plagas, más rápidos son los efectos del tratamiento de la plaga de cucarachas. No hay que esperar a que el nivel de infestación sea muy alto y haya afectado mucho nuestra calidad de vida, para acudir a una empresa de control de plagas de Barcelona.


En verano, la cantidad de cucarachas en Barcelona llega a niveles desesperantes para muchos habitantes. Ya nos causa asco ver una cucaracha en la calle, pero cuando está en nuestra cocina o nuestro baño, ¡es una pesadilla! Y a veces no se trata de una sola cucaracha, sino de centenas de cucarachas que se instalan en nuestro hogar en la ciudad condal… Pueden ser pequeñas y de color marrón claro, o grande y de color rojizo, pero en ambos casos, ¡no las queremos en casa! Sin embargo, no es tan fácil desalojarles de la cocina o del baño, que las cucarachas veraniegas utilizan como restaurante y piscina privada. ¡Es que un piso moderno es un hotel cinco estrellas para estos insectos que se alimentan de restos de comida y buscan puntos de agua! Entonces, ¿Qué hacemos? ¿Les regalamos una suite con vistas al mar o tratamos de echarles de una vez de nuestra vivienda? Yo optaría por la segunda opción… Y si tú también, ¡puedes seguir leyendo este artículo!

Ante todo, tienes que saber que los productos en forma de spray que venden en los supermercados o las droguerías de Barcelona no sirven de nada, y cuando decimos de nada, significa que echar agua casi tendría el mismo efecto. No tienen nada que ver con una fumigación profesional, y la razón es sencilla: los fabricantes no tienen derecho a poner componentes con efecto residual en estos productos de uso domestico. Los sprays o aerosoles tienen unos químicos que espantan un rato las cucarachas, pero no permiten eliminarlas de tu casa. Cuando pulverizas spray, haces correr un ratito las cucarachas, que se esconden en otro lugar de tu cocina o baño. Como mucho podrías matar una cucaracha, pero no lograrás eliminar el nido. Además, estos productos en venta libre no tienen efecto a largo plazo: el químico queda en el aire, dañando el medioambiente de paso, pero no permite controlar la plaga de cucarachasde la misma manera que una fumigación profesional.

Ahora que sabes lo que NO funciona, vamos a hacernos una pregunta: ¿cuando sabemos que ha llegado el momento de llamar a una empresa de fumigación en Barcelona? Si ves una cucaracha en tu cocina, tienes dos opciones: gritar y pedir ayuda, o tomar tu zapato y aplastarla. Y luego puedes pensar en qué debes hacer para que el problema no se vuelva a repetir. Puede que esta cucaracha haya entrado por la ventada o los bajantes comunitarios, y que no vuelvas a ver cucarachas nunca más en tu casa. Si el problema se queda aislado, a lo mejor no hace falta realizar un tratamiento de control de plagas: al igual que en verano entran mosquitos> en casa, podemos ver una cucaracha de forma puntual y no siempre hace falta realizar una fumigación . Sin embargo, si ves más de una cucaracha, es probable que la plaga ya esté instalada en casa. A veces la gente piensa que sólo hay una o dos cucarachas, pero cuando van a tomar un vaso de agua en la cocina por la noche, ¡se encuentran con toda la familia paseando por los muebles y paredes! Así que cuando vemos cucarachas en casa, aunque sólo sean algunas, lo aconsejable siempre es realizar una fumigación para controlar el problema lo antes posible y evitar la instalación de una plaga mucho más importante y molesta.

Para terminar, nos gustaría recordar que los tratamientos de control de plagas actuales no siempre requieren la utilización de productos químicos. Por ejemplo, lo que llamamos coloquialmente una fumigación de cucarachas en Barcelona no es una fumigación: el protocolo de actuación consiste en una inspección de la vivienda para determinar los focos de riesgo, la aplicación de un gel de uso profesional y de trampas de feromona. Reservamos la fumigación química para casos excepcionales, cuando la infestación del local o del piso ha llegado a niveles muy poco habituales en Barcelona. Hoy en día, el tratamiento más efectivo para controlar de forma duradera una plaga de cucarachas o evitar la instalación de una futura plaga de cucaracha consiste en aplicar en la vivienda productos de uso profesional que tienen un efecto residual de hasta diez meses. Una fumigación química sólo alcanza las cucarachas que están en la vivienda en el momento del tratamiento, mientras los métodos actuales actúan a largo plazo y permiten destruir el nido.

Para resumirlo, comprar un spray en el supermercado para eliminar las cucarachas es tirar el dinero por la ventada: créenos, ¡tus zapatos son más efectivos que estos productos! Una fumigación química de cucarachas no es la solución para eliminar una plaga de cucarachas, menos en casos excepcionales. Hoy en día, el control integrado de las plagas es la mejor solución, y sólo te lo pueden ofrecer las empresas de control de plagas serias en Barcelona que disponen de una acreditación profesional, como Nocucas Control de Plagas.


Cuando nos llaman para pedir información, muchos clientes nos hacen preguntas sobre la garantía del servicio de fumigación. En efecto, la mayoría de las empresas de Barcelona garantizan sus servicios de control de plagas. Sin embargo, existen diferencias importantes entre las empresas en cuanto a esta garantía. La garantía de la fumigación depende de tres factores: la plaga que hay que tratar, los productos utilizados y la seriedad de la empresa. Vamos a explicar bajo qué condiciones y cuanto tiempo se puede garantizar un servicio de control de plagas.

En primer lugar, hay que establecer una diferencia entre las plagas. Cuando se trata de una plaga de cucarachas, podemos garantizar el servicio durante un año. En efecto, trabajamos con productos de uso profesional que tienen un efecto de larga duración y permiten controlar la plaga durante este tiempo. Cuando se trata de una plaga de chinches, podemos garantizar el servicio durante tres meses. Actualmente, no existe ningún tipo de producto que permita garantizar la fumigación más allá de este plazo. Por suerte, la plaga de chinches suele eliminarse dentro del primer mes y no vuelve a aparecer, a menos que alguien la traiga de vuelta a casa (por ejemplo después de un viaje). En otras palabras, si el cliente vuelve a encontrar chinches en su vivienda o su local después del plazo de tres meses de garantía, se trata de otra plaga de chinches… Y hay que contratar otro servicio de fumigación para eliminar esta nueva plaga.

En segundo lugar, la garantía del servicio también depende de los productos utilizados. Como explicamos anteriormente, trabajamos con productos de uso profesional de los laboratorios Bayer, que nos permiten garantizar los tratamientos de fumigación durante el plazo máximo posible. Por lo tanto, si el cliente vuelve a encontrar insectos en el plazo de garantía, volvemos a fumigar la vivienda o el local sin coste adicional. Esta garantía del servicio es lo que las empresas suelen llamar un “repaso”. Es importante preguntar a la empresa si estos “repasos” están incluidos en el presupuesto inicial. Ciertas empresas ofrecen precios muy bajos, pero luego resulta que los “repasos” no están incluidos, ¡por lo cual el cliente acaba pagando mucho más! En Nocucas, garantizamos nuestro servicio sin coste adicional, porque utilizamos técnicas avanzadas y productos de alta calidad. Si el cliente vuelve a encontrar insectos en el plazo de garantía, un técnico volverá gratuitamente a hacer las aplicaciones que hagan falta.

En tercer lugar, la seriedad de la empresa también influye sobre la garantía del servicio de fumigación. No todas las empresas utilizan los mismos productos o técnicas, y por lo tanto no todas ofrecen las mismas garantías. Una empresa que presiona al cliente para contrate el servicio inmediatamente y no le explica claramente en qué consiste el tratamiento debe alertar: ¿Qué pasará si la plaga vuelve a aparecer? Se hará responsable la empresa? Volverá sin coste adicional o habrá que pagar? Todas estas preguntas se tienen que contestar de forma muy clara desde el primer momento, y las condiciones tienen que aparecer en el informe de control de plagas.

Finalmente, nos gustaría añadir que la garantía del servicio también depende del cliente. Cuando un técnico de Nocucas efectúa el tratamiento de control de plagas por primera vez, da al cliente una serie de recomendaciones que constan por escrito en el informe de actuación. A veces es necesario tapar agujeros o grietas, hacer cambios estructurales en un local, tirar muebles (cuando se trata de una plaga de chinches muy instalada). Es de vital importancia seguir estas instrucciones para que el tratamiento funcione y sea posible eliminar definitivamente la plaga de cucarachas o chinches. La garantía de una buena fumigación también está entre las manos del cliente, ya que depende de él seguir las instrucciones del técnico y llamarnos para solicitar un repaso del servicio si hace falta. En Nocucas, pensamos que la comunicación entre la empresa y el cliente es la garantía de un control de plagas eficaz y duradero.


Hoy nos gustaría reflexionar sobre el uso de la palabra fumigación, que se refiere a una técnica de eliminación de los insectos. Empezamos con un poco de etimología: la palabra fumigación designa el hecho de utilizar productos líquidos o gaseosos volátiles (o sea, bajo la forma de humo) para eliminar una plaga de insectos o parásitos. Estos productos fumigantes o fumígenos se suelen aplicar con una máquina de presión en el local o la vivienda afectada por la plaga. Se trata de lo que llamamos una fumigación química.

Durante muchos años, el único método de control de plagas que se utilizaba era este tipo de fumigación química. Cuando había una plaga de cucarachas o de chinches de la cama, siempre se utilizaba el mismo método: el fumigador utilizaba una máquina de presión para aplicar el producto en la vivienda o el local. Los productos utilizados solían ser muy tóxicos y dañinos para el medio ambiente.

Con el paso de los años, gracias a la investigación científica, se han desarrollado nuevas técnicas de control de plagas más respetuosas del medioambiente y también más eficientes.. Hoy en día, muchas plagas ya no se tratan con una fumigación química y no requieren el uso de productos tóxicos. Por ejemplo, el mejor método para eliminar de forma duradera una plaga de cucarachas consiste en utilizar un gel de uso profesional y trampas de feromona. La plaga de cucarachas está controlada de forma rápida y segura con productos que no tienen ningún tipo de toxicidad.

Entonces, por qué seguimos hablando de fumigación de cucarachas? La respuesta es sencilla: estamos haciendo un mal uso de la palabra fumigación. Cuando una empresa utiliza los productos de última generación, recomendados por la Agencia de la Salud, tenemos que hablar de control integrado de las plagas. Deberíamos reservar el uso de la palabra fumigación para las plagas que requieren el uso de productos químicos volátiles, como es el caso con la plaga de chinches de la cama o de pulgas.

Cuando un cliente nos dice que necesita una fumigación de cucarachas, entendemos perfectamente de lo que se trata, porque es la palabra que se suele utilizar en el lenguaje común. Sin embargo, nos parece importante subrayar el hecho que las técnicas utilizadas ya no consisten en una fumigación química, sino en un tratamiento respetuoso de la salud de nuestros clientes y del medioambiente.


Página 1 de 2
Logo Generalitat Catalunya
Generalitat de
Catalunya
Empresa inscrita en el R.O.E.S.P. de la Generalitat de Catalunya Nº 0305CAT-SB

Proveedores

logo killgerm
logo bayer

Contactos

Tel : (34) 935 177 990
Movil :  (34) 610 89 43 95
Carrer de Sardenya, 163
08013, Barcelona

Síguenos