Blog


Este verano, hemos podido notar un aumento importante de las fumigaciones de chinches de la cama en Barcelona. Si antes era un problema más puntual, que se presentaba sobre todo después de los viajes en verano, hoy en día tratamos esta plaga todo el año, con un incremento considerable entre los meses de junio y septiembre. Varios factores explican esta invasión de las chinches de la cama en los pisos de Barcelona. En primer lugar, hay que saber que la plaga de chinches de la cama es una plaga que siempre viene desde fuera, o sea, la traemos a casa después de un viaje, o alguien (un familiar, un amigo…) nos la trae a casa en su ropa o maleta.

Vamos a dar el caso de un cliente nuestro: en julio viajó a Madrid con su esposa, y resulta que el hotel dónde se alojaron estaba afectado por una plaga de chinches. Regresó a casa con la plaga en las maletas sin saberlo. Al principio, él y su esposa no notaron nada, pero al cabo de unos días empezaron a sentir picadas durante la noche, hasta el punto que casi no podían dormir. Cuando el cliente nos llamó a finales de agosto para solicitar una fumigación de chinches, la plaga ya estaba instalada en todo el piso. El cliente no se lo podía creer porque se quedaron en un hotel de tres estrellas que parecía muy limpios, pero hay que saber que la plaga de chinches puede afectar tanto los hostales como los hoteles de lujo: ¡las chinches de la cama viajan dónde sea!

Otro factor que ha contribuido al aumento de las plagas de chinches de la cama en Barcelona es la proliferación de webs de pisos turísticos. Estas páginas tienen un éxito tremendo en Barcelona, y muchas personas alquilan su casa, su piso, o parte de su alojamiento a turistas durante el año, y más todavía en verano. Por lo tanto, muchísima gente se aloja en estos pisos “turísticos” durante unos días, y la probabilidad que alguien traiga chinches en la ropa o la maleta es mucho mayor. Es un riesgo doble: la gente puede llegar al piso turístico con la plaga de chinches de la cama, o al revés, la gente puede irse con la plaga en las maletas y traérsela a su casa a la vuelta de las vacaciones. En otros términos, el aumento considerable de los viajes y el alquiler de pisos que no tienen control sanitario ha convertido Barcelona en una de las ciudades más afectadas por las chinches de la cama.

Si todo esto no fuera suficiente, expertos en control de plagas de Nueva York han detectado que las chinches de la cama se vuelven cada vez más resistentes a los tratamientos de fumigación química. Los insectos han desarrollado una piel más gruesa que les permite resistir mejor a los pesticidas, de forma que hay que repetir el tratamiento de fumigación de chinches cada vez más veces para que sea efectivo. Cuando sabemos que una chinche de la cama puede sobrevivir casi un año sin alimentarse (o sea, ¡un año sin chupar sangre de humanos!), esto nos da una buena idea de lo resistente que son estos insectos. Os aconsejamos la lectura de este artículo sobre este preocupante tema de sanidad: Las chinches se vuelven más resistentes que nunca .

Además de ser una de las plagas domésticas más molestas que existen, las chinches de la cama también pueden llegar a infestar lugares públicos. Esto ha ocurrido este verano en el barrio de Lavapiés en Madrid, que sufre graves problemas de insalubridad. Las basuras que se acumulan en esta zona del centro han favorecido la instalación de una plaga de chinches muy agresiva. Al día de hoy, ya hay siete focos de chinches de la cama en este barrio, y varias casas e edificios enteros se encuentran afectados por la plaga. Las autoridades no se han hecho cargo de los tratamientos de control de plagas y reformas estructurales necesarias, de forma de los particulares han tenido que asumir el coste financiero y psicológico de la infestación de chinches de la cama en su vivienda: “El caso es que, mientras unos y otros miran para otro lado, comunidades enteras de vecinos tienen que dejarse los ahorros, el tiempo y la salud en desinfecciones. En la Plaza de Lavapiés, Begoña y sus convecinos tuvieron que desembolsar unos 5000 euros para eliminar todas las chinches del edificio, a lo que hay que sumar otros 2000 euros en fundas especiales para los colchones.” Vale la pena leer este artículo sobre un problema de sanidad que podría perfectamente ocurrir en Barcelona ciudad: Las chinches se comen Lavapiés.

A modo de conclusión, nos gustaría recordar a nuestros lectores que el éxito de un tratamiento de control de plagas, y en concreto la fumigación de chinches, depende mucho del tiempo que la plaga lleve en la vivienda. Obviamente, en cuanto antes se realiza el tratamiento para eliminar la plaga de chinches, mejores y más rápidos son los resultados. Cuando la plaga está instalada desde hace meses y ha invadido todo el piso, a veces hay que tirar todos los muebles y hasta abrir las paredes y techos para fumigarlos… Un proceso más complicado, más lento, más caro. La plaga de chinches de la cama siendo una de las más molestas y resistentes, cada día cuenta en la lucha para eliminar definitivamente las chinches de nuestra vivienda o de nuestro local.


En verano, la cantidad de cucarachas en Barcelona llega a niveles desesperantes para muchos habitantes. Ya nos causa asco ver una cucaracha en la calle, pero cuando está en nuestra cocina o nuestro baño, ¡es una pesadilla! Y a veces no se trata de una sola cucaracha, sino de centenas de cucarachas que se instalan en nuestro hogar en la ciudad condal… Pueden ser pequeñas y de color marrón claro, o grande y de color rojizo, pero en ambos casos, ¡no las queremos en casa! Sin embargo, no es tan fácil desalojarles de la cocina o del baño, que las cucarachas veraniegas utilizan como restaurante y piscina privada. ¡Es que un piso moderno es un hotel cinco estrellas para estos insectos que se alimentan de restos de comida y buscan puntos de agua! Entonces, ¿Qué hacemos? ¿Les regalamos una suite con vistas al mar o tratamos de echarles de una vez de nuestra vivienda? Yo optaría por la segunda opción… Y si tú también, ¡puedes seguir leyendo este artículo!

Ante todo, tienes que saber que los productos en forma de spray que venden en los supermercados o las droguerías de Barcelona no sirven de nada, y cuando decimos de nada, significa que echar agua casi tendría el mismo efecto. No tienen nada que ver con una fumigación profesional, y la razón es sencilla: los fabricantes no tienen derecho a poner componentes con efecto residual en estos productos de uso domestico. Los sprays o aerosoles tienen unos químicos que espantan un rato las cucarachas, pero no permiten eliminarlas de tu casa. Cuando pulverizas spray, haces correr un ratito las cucarachas, que se esconden en otro lugar de tu cocina o baño. Como mucho podrías matar una cucaracha, pero no lograrás eliminar el nido. Además, estos productos en venta libre no tienen efecto a largo plazo: el químico queda en el aire, dañando el medioambiente de paso, pero no permite controlar la plaga de cucarachasde la misma manera que una fumigación profesional.

Ahora que sabes lo que NO funciona, vamos a hacernos una pregunta: ¿cuando sabemos que ha llegado el momento de llamar a una empresa de fumigación en Barcelona? Si ves una cucaracha en tu cocina, tienes dos opciones: gritar y pedir ayuda, o tomar tu zapato y aplastarla. Y luego puedes pensar en qué debes hacer para que el problema no se vuelva a repetir. Puede que esta cucaracha haya entrado por la ventada o los bajantes comunitarios, y que no vuelvas a ver cucarachas nunca más en tu casa. Si el problema se queda aislado, a lo mejor no hace falta realizar un tratamiento de control de plagas: al igual que en verano entran mosquitos> en casa, podemos ver una cucaracha de forma puntual y no siempre hace falta realizar una fumigación . Sin embargo, si ves más de una cucaracha, es probable que la plaga ya esté instalada en casa. A veces la gente piensa que sólo hay una o dos cucarachas, pero cuando van a tomar un vaso de agua en la cocina por la noche, ¡se encuentran con toda la familia paseando por los muebles y paredes! Así que cuando vemos cucarachas en casa, aunque sólo sean algunas, lo aconsejable siempre es realizar una fumigación para controlar el problema lo antes posible y evitar la instalación de una plaga mucho más importante y molesta.

Para terminar, nos gustaría recordar que los tratamientos de control de plagas actuales no siempre requieren la utilización de productos químicos. Por ejemplo, lo que llamamos coloquialmente una fumigación de cucarachas en Barcelona no es una fumigación: el protocolo de actuación consiste en una inspección de la vivienda para determinar los focos de riesgo, la aplicación de un gel de uso profesional y de trampas de feromona. Reservamos la fumigación química para casos excepcionales, cuando la infestación del local o del piso ha llegado a niveles muy poco habituales en Barcelona. Hoy en día, el tratamiento más efectivo para controlar de forma duradera una plaga de cucarachas o evitar la instalación de una futura plaga de cucaracha consiste en aplicar en la vivienda productos de uso profesional que tienen un efecto residual de hasta diez meses. Una fumigación química sólo alcanza las cucarachas que están en la vivienda en el momento del tratamiento, mientras los métodos actuales actúan a largo plazo y permiten destruir el nido.

Para resumirlo, comprar un spray en el supermercado para eliminar las cucarachas es tirar el dinero por la ventada: créenos, ¡tus zapatos son más efectivos que estos productos! Una fumigación química de cucarachas no es la solución para eliminar una plaga de cucarachas, menos en casos excepcionales. Hoy en día, el control integrado de las plagas es la mejor solución, y sólo te lo pueden ofrecer las empresas de control de plagas serias en Barcelona que disponen de una acreditación profesional, como Nocucas Control de Plagas.


Se acerca el verano, y con él las plagas de insectos, que proliferan con el calor. La plaga de cucarachas afecta a las viviendas y los locales todo el año, pero se intensifica con la subida de las temperaturas a partir del mes de abril. En cuanto a la plaga de chinches de la cama, se extiende a toda velocidad cuando la gente viaja: estos insectos muy pequeños se esconden en nuestra ropa y nuestros equipajes, y luego se instalan en nuestro hogar. ¡Nos gusta el verano pero a los insectos también!

La plaga que nos interesa más particularmente hoy es la plaga de mosquitos comunes que prolifera cada verano en Cataluña, y más concretamente, la plaga de mosquitos tigres. Cada año, se registran zonas de riesgo dónde estos insectos proliferan y representan un problema sanitario cada vez más importante. En efecto, los mosquitos pican a los humanos y la picadura del mosquito tigre puede provocar reacciones alérgicas muy molestas en la piel. Además, los mosquitos representan un peligro para la salud, ya que pueden transmitir enfermedades cuando pican.

Existe una serie de medidas preventivas para evitar las picaduras de los mosquitos: llevar ropa larga, poner repelente en la piel, usar tela mosquetera en la habitación, no dejar agua en los platos de las macetas… Hay que saber que la fumigación de mosquitos no suele ser la solución, ya que es imposible impedir que los mosquitos entren desde fuera de la vivienda o del local.

Sin embargo, algunas iniciativas se están desarrollando para mejorar el control de las plagas de mosquitos comunes y mosquitos tigres. Por una parte, los ayuntamientos de varias ciudades están utilizando drones para detectar los focos de reproducción de los mosquitos y limitar su proliferación. Los mosquitos se reproducen en zonas de agua estancada, de manera que se podría actuar de forma preventiva en los sitios de riesgo. Os recomendamos la lectura de este artículo sobre el proyecto de prevención de las plagas de mosquitos en Alicante: Drones para prevenir el mosquito tigre en Alicante.

Por otra parte, el proyecto Mosquito Alert fomenta la participación ciudadana para prevenir las plagas de mosquitos en todo el territorio español. Gracias a una aplicación móvil, los ciudadanos pueden señalar la presencia de mosquitos tigres en su publicación y los científicos utilizan estos datos para generar un mapa de las zonas de riesgo. El estudio revela que Cataluña es de lejos la Comunidad Autónoma más afectada por la plaga de mosquito tigre, ya que un 80% de la plaga se concentra en su territorio. Para saber más sobre este proyecto de prevención de las plagas a través de la participación ciudadana y las nuevas tecnologías, os aconsejamos la lectura de este artículo: Este es el mapa rojo de la invasión del mosquito tigre.



Hoy nos gustaría reflexionar sobre el uso de la palabra fumigación, que se refiere a una técnica de eliminación de los insectos. Empezamos con un poco de etimología: la palabra fumigación designa el hecho de utilizar productos líquidos o gaseosos volátiles (o sea, bajo la forma de humo) para eliminar una plaga de insectos o parásitos. Estos productos fumigantes o fumígenos se suelen aplicar con una máquina de presión en el local o la vivienda afectada por la plaga. Se trata de lo que llamamos una fumigación química.

Durante muchos años, el único método de control de plagas que se utilizaba era este tipo de fumigación química. Cuando había una plaga de cucarachas o de chinches de la cama, siempre se utilizaba el mismo método: el fumigador utilizaba una máquina de presión para aplicar el producto en la vivienda o el local. Los productos utilizados solían ser muy tóxicos y dañinos para el medio ambiente.

Con el paso de los años, gracias a la investigación científica, se han desarrollado nuevas técnicas de control de plagas más respetuosas del medioambiente y también más eficientes.. Hoy en día, muchas plagas ya no se tratan con una fumigación química y no requieren el uso de productos tóxicos. Por ejemplo, el mejor método para eliminar de forma duradera una plaga de cucarachas consiste en utilizar un gel de uso profesional y trampas de feromona. La plaga de cucarachas está controlada de forma rápida y segura con productos que no tienen ningún tipo de toxicidad.

Entonces, por qué seguimos hablando de fumigación de cucarachas? La respuesta es sencilla: estamos haciendo un mal uso de la palabra fumigación. Cuando una empresa utiliza los productos de última generación, recomendados por la Agencia de la Salud, tenemos que hablar de control integrado de las plagas. Deberíamos reservar el uso de la palabra fumigación para las plagas que requieren el uso de productos químicos volátiles, como es el caso con la plaga de chinches de la cama o de pulgas.

Cuando un cliente nos dice que necesita una fumigación de cucarachas, entendemos perfectamente de lo que se trata, porque es la palabra que se suele utilizar en el lenguaje común. Sin embargo, nos parece importante subrayar el hecho que las técnicas utilizadas ya no consisten en una fumigación química, sino en un tratamiento respetuoso de la salud de nuestros clientes y del medioambiente.


Logo Generalitat Catalunya
Generalitat de
Catalunya
Empresa inscrita en el R.O.E.S.P. de la Generalitat de Catalunya Nº 0305CAT-SB

Proveedores

logo killgerm
logo bayer

Contactos

Tel : (34) 935 177 990
Movil :  (34) 610 89 43 95
Carrer de Sardenya, 163
08013, Barcelona

Síguenos