Blog

Tipos de hormigas y cuáles son más frecuentes

Aunque menos molestas que otras, las plagas de hormigas pueden llegar a convertirse en un verdadero problema. Se trata de una situación complicada sobre todo en espacios abiertos al público como restaurantes o centros comerciales, donde la presencia de los distintos tipos de hormigas pueden convertirse en el motivo por el que los clientes dejen de acudir a un espacio.

Y es que las plagas de hormigas pueden causar bastantes más problemas de los que se cree en principio: son las causantes de la contaminación de alimentos e incluso llegar a perjudicar parte de los inmuebles, que acaban necesitando una reparación.

Sean cuales sean las clases de hormigas que se identifican en uno de estos lugares, el primer paso es poner soluciones para que estas especies de hormigas desaparezcan cuanto antes de la zona y no causen ningún problema o desperfecto.

Para poder identificar la plaga correctamente, es interesante conocer los tipos de hormigas más comunes y cuáles son sus características. Esto permite identificar huellas de su presencia, dar con el lugar donde sitúan el nido y llevar a cabo un proceso de exterminación de plagas integral.

Tipos de hormigas más comunes y sus características

¿Cuáles son los tipos de hormigas más habituales en locales y espacios de trabajo? “Existen cientos de especies de hormigas a lo ancho y largo del planeta, pero hay sobre todo cinto tipos de hormigas que son el más habitual en casi todos los países y que, por tanto, son las que más se ven y las que se pueden convertir en una plaga”, explican desde Control de Plagas Barcelona, una de las empresas de exterminadores con más experiencia del sector.

Hormiga cortadora de hojas

La hormiga cortadora es una gran familia y cuenta con casi medio centenar de subfamilias. Son muy habituales en zonas con climas tropicales y se organizan por sociedades con una jerarquía muy compleja.

Habitualmente optan por vivir en hormigueros subterráneos en los que pueden llegar a acumularse entre seis y ocho millones de ejemplares. El principal trabajo de estos tipos de hormigas es cortar hojas para enriquecer a los hongos que luego utilizan como alimento.

Hormiga carpintera

La madera es el espacio elegido por estas clases de hormigas para crear sus nidos. Son muy agresivas con este material, por esto hay que llevar cuidado cuando se identifican en una casa o espacio con muchos objetos de madera.

Son negras o de color rojizo y están presentes en Norteamérica. Se agrupan en colonias de hasta 200 ejemplares y suelen causar destrozos en los edificios cuya estructura y vigas están hechas de este material.

Hormiga de fuego

De nuevo, se trata de una familia que alberga hasta casi 300 tipos de hormigas a lo ancho y largo del planeta. Se trata de un tipo de hormiga que afecta directamente al ser humano, puesto que su mordisco es venenoso y causa irritación y molestias en la zona.

Son especialmente agresivas y se alimentan de grandes insectos como cucarachas y grillos, además de hacerlo de semillas y plantas como otras familias. Sus colonias, que hacen sus nidos con una larga chimenea que funciona como puerta de entrada, pueden sumar hasta millones de ejemplares.

Hormiga argentina

Muy extendida por diversos países de América Latina y también por el resto de continentes, la hormiga argentina están consideradas como plaga, ya que arrasan con cualquiera otra especie de hormiga que haya en la zona que pretenden colonizar. Son perjudiciales para las plantas y la agricultura y está catalogada por los expertos como una de las especies exóticas más dañinas del mundo.

Forman colonias de decenas de miles de ejemplares que se extienden por cientos de kilómetros, llegando a desarrollarse a lo largo de distintos países.

Hormiga casera olorosa

Como su propio nombre indica, instala sus nidos dentro o cerca de los edificios, de modo que es la que más fácilmente puede identificarse en un espacio de trabajo. Además, reciben el adjetivo de olorosas porque despiden un fuerte olor cuando se les aplasta.

Con colonias de hasta 100000 ejemplares, son originarias de los Estados Unidos y presentan una anatomía ovalada con tres partes diferenciadas y un color negro o parduzco.

Qué tipo de hormiga es más común en las plagas y por qué

“Cada tipo de hormiga es un mundo y se comporta de un modo diferente”, explican desde Control de Plagas Barcelona. La hormiga argentina es, sin duda, una de las más habituales cuando de una plaga en un edificio se está hablando.

Esto es debido a su capacidad depredadora respecto a ejemplares de otras familias de hormigas y a su amplio radio de extensión por todo el planeta.

“Las hormigas de jardín y las hormigas faraonas son otros dos tipos de plagas con los que habitualmente trabajamos en la zona de Barcelona”, detallan los expertos, que conocen todos los mecanismos, protocolos y herramientas para actuar frente a cada una de ellas. Son especialistas en la forma de vida de estos animales y saben cuánto tiempo vive una hormiga, cuáles son sus defensas frente a los productos aplicados para su liquidación, etc.

Cómo evitar las plagas de hormigas en tu hogar o negocio

La prevención es el primer punto a tener en cuenta en una casa o negocio para evitar una plaga de hormigas en una casa o negocio: no dejar comida de ningún tipo accesible, limpiar bien armarios y despensas y sellar cualquier posible grieta son algunos de los protocolos más interesantes para evitar la plaga de hormigas.

Si nada de esto funciona, siempre conviene contar con un equipo profesional como el de Control de Plagas Barcelona, que utilizan los productos y herramientas más avanzados y responsables con el medio ambiente y la salud de personas y mascotas para eliminar la presencia de todos los tipos de hormigas. Además, llevan a cabo tareas para asegurar la zona ante cualquier nuevo posible intento de colonización.

Gracias al trabajo de estos expertos exterminadores de plagas, así como al conocimiento sobre los distintos tipos de hormigas y su comportamiento y hábitos, es posible mantener cualquier negocio o casa libre de la presencia de estas molestas hormigas, que pueden causar un problema sanitario o de imagen a una empresa.


Hoy nos gustaría hablar de un tema un poco particular: la convivencia con los insectos. Los insectos causan pánico y asco a muchas personas, y puede llegar a ser una patología que los médicos llaman la entomofobia . Todos hemos escuchado hablar de la aracnofobia, que es el medio o asco incontrolable a las arañas. Lo mismo ocurre con otros insectos: muchos clientes nos confiesan que sienten ataques de pánico y un asco terrible al ver una cucaracha en la cocina o en el baño. Se trata de un miedo irracional, ya que las cucarachas no son peligrosas, pero a la persona le supone una angustia bien real, que puede tener repercusiones tremendas sobre su calidad de vida y estado de ánimo. Se han presentado casos de personas que han sufrido una depresión por culpa de los insectos que habían invadido su hogar, sea una plaga de cucarachas, chinches de la cama o hormigas, por ejemplo.

Sin embargo, nos toca convivir con los insectos ya que son una parte esencial del ecosistema. Como lo resalta este artículo de Greenpeace , si las abejas desaparecieran por culpa del cambio climático, la vida en la tierra sería casi imposible. La desaparición de las hormigas también sería muy grave para el equilibrio del ecosistema y la biodiversidad, como bien lo explica este artículo de Ecogaia . Sin embargo, a nadie le gusta tener un nido de abejas o una plaga de hormigas en su casa. En efecto, la convivencia con los insectos es necesaria, pero a veces puede llegar a ser una verdadera molestia. Por esta razón, es muy importante evitar el uso de productos tóxicos para eliminar una plaga, que pueden llegar a destruir los insectos que nos molestan, pero también otros insectos que tienen un papel muy importante en el ecosistema.

A veces la gente nos llama y nos dice: “Tengo pececillos de plata en el baño y quiero que fumiguen mi casa”, o “He visto mosquitas pequeñas encima de la fruta y quiero que fumiguen la cocina.” Sin embargo, estos insectos no se fumigan y no tiene sentido pulverizar productos tóxicos para eliminarlos. Cuando tenemos pececillos de plata en el baño, es porque existe un problema de humedad en la vivienda. La única medida válida consiste en tapar los agujeros y usar tapones en los desagües para evitar que entren, o hacer una reforma si se trata de un problema estructural de la vivienda. Cuando tenemos mosquitas en la cocina en verano, hay que evitar poner alimentos frescos como frutas y verduras fuera de la nevera, y los insectos desaparecerán. El calor y la humedad que caracterizan el clima mediterráneo en verano favorecen la presencia de ciertos insectos que no se fumigan, y ninguna empresa de control de plagas seria debería aceptar pulverizar productos tóxicos en una vivienda, que son dañinos para el medioambiente y la salud del cliente, y no sirven para nada.

Por otra parte, hay ciertas plagas que podemos eliminar, pero utilizando un método adecuado y respetuoso del medioambiente. Las cucarachas son el enemigo número 1 en Barcelona en verano. Y en efecto, convivir con cucarachas es una de las experiencias más desagradables que uno puede tener en la ciudad condal. Ciertas empresas todavía utilizan la fumigación química para eliminar las cucarachas, pero este método antiguo tiene varias desventajas: es tóxico, daña el medioambiente, y no soluciona el problema de forma duradera ya que sólo elimina las cucarachas que alcanza y no los nidos. En cambio, el método que utilizamos, a base de gel y trampas de feromonas, es el más eficaz del mercado, y no representa ningún peligro para la salud y el medioambiente. La forma de tratar una plaga de insectos también forma parte de la convivencia con ellos: hay que eliminar las cucarachas sin dejar substancias que podrían afectar negativamente a otras especies. Lo mismo ocurre con todos los insectos, y es la razón por la cual conviene apostar por un control integrado de las plagas, que respete la biodiversidad.

A modo de conclusión, nos gustaría recordarles que la convivencia con los insectos también tiene un componente cultural. ¿Por qué encontramos las mariquitas bonitas, y las arañas asquerosas? ¿Por qué nos da un ataque de pánico ver una cucaracha en nuestra cocina, cuando en otros países comen cucarachas y grillos? Simplemente porque la relación con los insectos forma parte de nuestra cultura, y en el mundo occidental, solemos asociar los insectos con el miedo, el asco y la suciedad. Sin embargo, tenemos que recordar que los insectos forman parte de la biodiversidad, como todas la especies: unos nos pueden molestar o incluso representar un peligro, pero no significa que tengamos que eliminar todos los insectos de nuestro entorno de forma indistinta.

Logo Generalitat Catalunya
Generalitat de
Catalunya
Empresa inscrita en el R.O.E.S.P. de la Generalitat de Catalunya Nº 0305CAT-SB

Proveedores

logo killgerm
logo bayer

Contactos

Tel : (34) 935 177 990
Movil :  (34) 610 89 43 95
Carrer de Sardenya, 163
08013, Barcelona

Síguenos