”Tengo un ratón en la cocina! O a lo mejor es una rata, no lo sé. Es que corría muy rápido y no sé qué tamaño tiene exactamente… Qué puedo hacer? Me da mucho miedo!” Muchos clientes nos llaman con pánico porque acaban de ver a un roedor en su casa, muy a menudo en la cocina porque es el lugar dónde los ratones y las ratas pueden encontrar comida. Entendemos muy bien el miedo y el asco que los roedores provocan en la gente, porque en la realidad no son tan bonitos como Ratatouille: pueden morder y transmitir enfermedades. Por suerte, existen tratamientos de desratización muy eficaces que permiten eliminar una plaga de roedores. Hoy nos gustaría explicar paso a paso lo que proponemos a nuestros clientes que tienen un problema de ratones o ratas en Barcelona ciudad o alrededores (en particular en L’Hospitalet de Llobregat, localidad afectada muy a menudo por esta plaga).

Muchos clientes no saben si se enfrentan a un problema de ratones o de ratas. A veces no lo han visto en la casa, pero han notado señales de su presencia. En efecto, los roedores comen los alimentos de la cocina y dejan excrementos, dos indicios muy claros de la presencia de un ratón o una rata en un piso, un bar o un restaurante. La rata tiene un tamaño mucho mayor que el ratón doméstico, pero si no hemos visto al roedor, ¿cómo diferenciarlos? ¡Pues hay que fijarse en los excrementos! El ratón domestico (Mus musculus) deja excrementos muy pequeños, que parecen granitos de arroz de color negro. En cambio, la rata gris (Rattus norvegicus) deja excrementos más grandes, del tamaño de las judías. Si el cliente tiene una duda, le pedimos que haga una foto y nos la mande a través de WhatsApp, así le podemos confirmar en seguida si se trata de un ratón o una rata.

Una vez hemos determinado el tipo de roedor, ya es tiempo de ir al piso afectado para estudiar las posibles vías de entrada del ratón o de la rata, un paso indispensable antes de llevar a cabo el tratamiento de desratización. El técnico especialista en control de plagas empieza con una rigurosa investigación para saber por dónde entró el roedor. Muchos pisos de Barcelona son antiguos y tienen problemas estructurales que facilitan la intrusión de un ratón o una rata. Hay que mirar si existe algún tipo de agujero, una vía de entrada a través del patio interior, del desagüe o del bajante comunitario. A veces, sobre todo en los restaurantes, el hecho de abrir y cerrar la puerta trasera para recibir las mercancías también puede haber facilitado la entrada del roedor. La empresa de control de plagas no se hace cargo de las posibles reformas estructurales, pero da las indicaciones necesarias para que el cliente tome las medidas adecuadas. A veces, poner un bourrelet debajo de la puerta puede evitar que los roedores vuelvan a entrar en el piso en el futuro!

Ahora viene el momento del tratamiento de desratización profesional. El técnico especialista en control de plagas ha determinado las posibles vías de entradas de los roedores: sabe exactamente dónde poner las cajas porta-cebos y los cepos de captura. Las cajas porta-cebos son pequeñas cajas con un veneno que atrae a los roedores: lo comen, se envenenan y mueren (muy a menudo en el alcantarillado en busca de agua). Los cepos de captura son trampas que se parecen un poco con las trampas de los dibujos animados, pero son trampas profesionales: no sirve de nada poner un trozo de queso, a los roedores les gusta otro tipo de atrayente! Los roedores quedan atrapados en los cepos de captura y mueren. En ciertos casos, el cliente encuentra el roedor en la trampa, y en otros casos, el roedor ya no aparece porque se envenenó y murió en otro lugar. Para saber si el problema está definitivamente resuelto, podemos fijarnos en los indicios mencionados al inicio: si no encontramos excrementos, es que los roedores ya no están.

El éxito de un tratamiento de desratización requiere una colaboración con el cliente: si no se realizan las reformas estructurales necesarias indicadas por la empresa de control de plagas, los roedores pueden volver a entrar en la vivienda. No existe ningún producto que impida que las ratas o los ratones pasen debajo de una puerta o a través de un desagüe: una vez solucionado el problema, hay que cerrar las vías de acceso de los roedores. También es muy importante mantener un muy buen nivel de limpieza en la cocina y no dejar comida abierta: los roedores son animales golosos que comen todo tipo de alimentos y los contaminan.

Nuestra empresa de control de plagas realiza de forma diaria tratamientos de desratización en Barcelona. En la mayoría de los casos, el problema se resuelve en menos de una semana y no vuelve a aparecer si se siguen las recomendaciones del especialista. La mayoría de los tratamientos de desratización profesionales tienen una garantía de seis meses porque utilizamos productos de larga duración que tienen resultados muy satisfactorios. Ciertos barrios de Barcelona están más afectados que otros por sus características estructurales, la antigüedad de los edificios y los sistemas de alcantarillados. Es el caso de la Barceloneta, del Gótico, del Raval y del Borne, pero también de varias zonas de L’Hospitalet de Llobregat, a pesar de los esfuerzos de la Municipalidad para controlar las plagas de ratas alrededor del parque de la Alhambra. Por suerte, siempre existe una solución adecuada para eliminar la plaga de roedores dentro de la vivienda.


¿Qué es una plaga? Esta pregunta parece fácil de contestar. Solemos considerar una plaga estos insectos, roedores, aves y otros seres desagradables que nos molestan. ¿Pero en qué momento la ANECPLA declara que se trata de una plaga? ¿Es nuestro bienestar el criterio para decidir que un insecto es o no una plaga?

Es interesante notar que de las diez plagas que caen sobre Egipto en la Biblia, tres tienen que ver con insectos: la tercera una plaga de mosquitos, la cuarta una plaga de tábanos, y la octava una terrible plaga de langostas. Desde la Antigüedad, las plagas de insectos se consideran uno de los peores castigos divinos. Vectores de enfermedades, ponen en peligro la vida de los humanos y animales, y convierten cualquier lugar en un entorno hostil.

Hoy en día, los insectos siguen afectando nuestra calidad de vida y pueden llegar a ser una amenaza. Los mosquitos son vectores de enfermedades graves, como la dengue, la malaria, la fiebre amarilla… Las cucarachas dejan excrementos que contienen bacterias que favorecen enfermedades pulmonares. Un estudio reciente también ha puesto en evidencia la relación entre la plaga de palomas en las ciudades y el aumento del asma infantil. Los roedores y en particular las ratas son transmisores de enfermedades tanto a través del contacto como de las mordeduras. Podríamos dar más ejemplos, pero es importante remarcar la relación directa entre las plagas de insectos, roedores y aves, y los efectos negativos sobre nuestra salud.

Además, las plagas afectan negativamente nuestra calidad de vida, invadiendo nuestro hogar o negocio y causando estrés y depresión. Quien ha padecido una plaga de cucarachas en su casa conoce muy bien el miedo y el asco de ver salir estos insectos en su cocina o baño. La persona afectada por una plaga de cucarachas, chinches, roedores, etc., suele tener un sentimiento de injusticia muy grande: ¿tengo la casa muy limpia, entonces porque me ha tocado a mí esta plaga?

Esta reflexión sobre la dimensión psicológica de la plaga nos lleva a replantear la pregunta inicial: ¿Qué es una plaga? ¿Dos cucarachas en mi cocina se consideran una plaga? ¿O hace falta que sean más de diez, veinte?

En realidad, la noción de plaga depende del nivel de tolerancia de cada uno frente a la presencia de insectos, roedores o aves en su entorno. Una persona puede considerar que tres cucarachas son una plaga insoportable, y otra ver normal la aparición de una cucaracha de vez en cuando en una ciudad de clima mediterráneo. Las palomas pueden estar consideradas una plaga en una ciudad como Barcelona, por su presencia excesiva y las enfermedades que transmiten, y no ser consideradas una plaga en otro sitio. Finalmente, determinados insectos, roedores o reptiles están declarados plagas en Barcelona, en general por su proliferación excesiva y el peligro que representan para la salud.

Así, es importante entender que la noción de plaga tiene un componente objetivo (proliferación excesiva, peligro para la salud) y un componente subjetivo (nuestro nivel de tolerancia frente a estos insectos, roedores, aves…). Tomando en cuenta estos criterios, podemos decir que hoy en día las cucarachas, las chinches, los mosquitos, las hormigas, las carcomas y termitas, los ratones, las ratas y las palomas se consideran las plagas más importantes y nefastas en Barcelona y en otras ciudades.


¿Cuál es la relación entre los recortes y las plagas? ¿Qué tiene que ver el gobierno con los insectos? ¿Y por qué la crisis económica tendría una relación con la proliferación de las cucarachas y otras plagas en Barcelona estos últimos años?

Vamos a intentar explicar cómo los recortes han afectado negativamente el control sanitario urbano y han causado un aumento muy importante de las plagas urbanas.

Con la crisis económica, la Generalitat empezó a hacer recortes en todos los ámbitos, incluyendo los servicios de limpieza de la ciudad.

Como lo explica muy bien la ANECPLA, Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas, en este artículo sobre el aumento de las plagas urbanas, cualquier descuido en la recogida de los contenedores de basura favorece la proliferación de las cucarachas y de las ratas, porque estos insectos y roedores se alimentan de los residuos urbanos.

Además, la disminución de los servicios de limpieza y de los tratamientos preventivos de control de plagas ha tenido consecuencias graves en la proliferación de los insectos y roedores. La falta de limpieza de los alcantarillados y de las calles en una ciudad como Barcelona, que tiene un clima caluroso y húmedo en verano, propicia las plagas de cucarachas y ratas, que acaban instalándose en las viviendas y en los locales comerciales.

Finalmente, estos recortes en el control de plagas urbanas han permitido que nuevas plagas se extendieran estos últimos años, como la plaga de chinches de cama, que hoy en día afecta tanto las viviendas como los hoteles e incluso medios de transporte como los buses.

Cuando un estado decide disminuir el presupuesto del control de plagas, los ciudadanos se enfrentan a una disminución de su calidad de vida en el entorno urbano y tienen que pagar tratamientos contra cucarachas, chinches y roedores, plagas que no estarían tan presentes si el gobierno hubiera tomado las medidas necesarias de limpieza y prevención necesarias.

Las plagas, además de ser una molestia para los ciudadanos, se están convirtiendo en un problema sanitario global, ya que los insectos y roedores transmiten enfermedades y pueden poner en peligro nuestra salud.

Logo Generalitat Catalunya
Generalitat de
Catalunya
Empresa inscrita en el R.O.E.S.P. de la Generalitat de Catalunya Nº 0305CAT-SB

Proveedores

logo killgerm
logo bayer

Contactos

Tel : (34) 935 177 990
Movil :  (34) 610 89 43 95
Carrer de Sardenya, 163
08013, Barcelona

Síguenos